lunes, 6 de abril de 2009

FEMINISMOS, MÉXICO 2009


Imagen: gentileza de Colectivo Emma Goldmann

Feminismos, México 2009
MITOS Y REFLEXIONES

x Victoria Aldunate

En los reportes del XI Encuentro Feminista –institucional-, sólo algunas feministas autónomas tienen nombre, otras son mencionadas como “indígenas bolivianas”. Pero el racismo y el colonialismo no andan solos, se acompañan de xenofobia y clasismo. Estos reportes también subrayan, que “una académica de origen italiano, informa” a las latinas y caribeñas, en el Encuentro Autónomo (1)
Entre otras cosas, la corriente autónoma, con más de una década de procesos políticos diversos (pensamientos, activismos, propuestas) es mostrada como “autodenominada autónoma”, “dicotómica”, discriminadora de los hombres, rebelde sin causa, envidiosa y mediotonta…


Los lenguajes acomodaticios también hacen nata. Ahora, antónimo de autonomía llegó a ser “pluralismo”(2).

Y este lenguaje construye realidad, pretendiendo borrar responsabilidades en elecciones estratégicas que, claro está, tienen consecuencias para el movimiento feminista como para muchas mujeres feministas y no feministas -para todas las mujeres empobrecidas por el neoliberalismo-.

Pero, ojo, muchas y muchos, ya hemos aprendido, en diversas luchas sociales, que tu estrategia es tu política, y que demasiadas veces, los medios terminan desplazando a las utopías para transformarse en fines pragmáticos, puramente reformistas, reforzadores de lo mismo que pretendes destruir.

DE TODO EN LA VIÑA DE LO REACCIONARIO Y PATRIARCAL
Los mitos son fantasías creadas para explicarse la realidad. Pero, en general, no son ingenuos o neutros, si no que ideologizan. A veces, sobreideologizan. Estos últimos, he notado, son cuidadosamente construidos – y aunque muy básicos, es decir, simplistas- apuntan a una “política fácil”, por así llamarla, en desmedro de las ideas que se quiere desautorizar.

Por ejemplo, aquel mito sobre comunistas comewawas que iban a expropiarte hasta un pedazo de jardín, si tu casa era más grande que la de la vecina... sigue siendo efectivo -en Bolivia, la derecha lo usa como pan caliente- igual que en el tiempo de Allende en Chile. Muchos y muchas, lo creen.

Otro ejemplo: a las mujeres que viven violencia, les gusta que les peguen. Se lo he oído hasta a psicoanalistas que posan de “jóvenes brillantes”. Y este, tendré que explicarlo porque si al anterior, las comunidades de las izquierdas le salen al paso con argumentos, este otro, la masa de compañeros y compañeras, se lo traga, sin masticar…

Explicación desde mi lugar social: A nadie le gusta que le peguen como a nadie le gusta estar cesante. Otra cosa es no haber desarrollado las habilidades para salir del círculo negligente y estar viviendo en sociedades que aplastan a las mujeres y a la gente empobrecida.

Vamos a otro, ¿qué tal ese de los pobres son pobres porque son flojos?… -ese no lo explico porque saben cómo responderlo-…

¡Pero este sí que es popular en las derechas e izquierdas!: el feminismo es lo contrario del machismo…

A-b-c (explicación básica para principiantes y no tanto…): paso 1: feminismo y machismo no son equivalentes. Paso 2: machismo = conducta de macho/ feminismo= movimiento político, social, propuesta ética, activismo de mujeres. Paso 3: machismo viene de macho, feminismo no viene de hembra...

Bueno, ahora surgen otros mitos sobre feministas, pero desde dentro del feminismo y con el crédito del XI Encuentro. Algunos, los más simplones provienen de escribidores que parecen no distinguir movimiento social de farándula, y dan un maquillaje morboso a declaraciones que quitan de contexto(3)… Otros, están sacramentados por feministas.

DICOTÓMICAS Y ESCASAMENTE REFLEXIVAS (¿ALGO TONTAS?)
Mito 1: consolidado. Andaba rondando desde el 96, pero ahora se coronó Rey:

Las feministas autónomas son unas dicotómicas que no distinguen matices y no entienden que todas nos necesitamos y que el feminismo es la gran madre, siempre de brazos abiertos –capaz que hasta de piernas abiertas- para contenerlo todo, de todo, a todas y a todos.

Subtexto (texto no dicho, texto detrás del texto): “Las feministas autónomas son unas tipas muy básicas, no ven matices, son ciegas, no aceptan a los Estados –persecutores-, no ven lo bueno en las leyes VIF (de la llamada Violencia “Intrafamiliar”), envidian los puestos de poder de las tecnócratas de Género, y no entienden que el enfoque de género era justo lo que necesitábamos que el Banco Mundial, los ejércitos y las democracias burguesas, incluyeran”…

¿Será que hasta la Condolezza, la Kirschner, la Bachelet –ya que son mujeres- caben en el feminismo? ¿Será que hay que incluir enfoque de género en Guantánamo?

Mito 2: misógino. Nuevo en el feminismo, viejo en el patriarcado. Adoptado por feministas ahora, y aceptado por algunas personas trans. Consolidándose.

Las feministas autónomas odian a los hombres, discriminan, insultan, humillan y ofenden a las trans por haber nacido con cuerpos de hombre…

Subtexto: “Las feministas autónomas son unas fachas, envidian el pene y no entienden que no hay diferencias políticas entre definirse femeninas y definirse feministas. No quieren incluir, luego de más de medio siglo de feminismo radical -hecho a pulso-, a una lucha, con algunas afirmaciones o autoafirmaciones del Ser Mujer”…

¿Será que para demostrar “pluralismo”, el feminismo debe dejar a un lado la pretensión de desconstruir el Género y asumir un “femenino” renovado y consensuado?

¿Y es que las feministas, somos tan tontas –como dice Julieta Paredes- que no hemos podido definir en décadas qué es Ser Mujer, mientras que las compañeras trans, lo descubrieron al instante en sus propuestas políticas?

¿POR QUÉ LOS ENCUENTROS FEMINISTAS SON SÓLO DE FEMINISTAS?
El fomento del odio contra las autónomas, se ha asentando, cómodamente, en esa furia que les surge a los compañeros cuando las feministas creamos espacios y procesos feministas sólo de mujeres feministas. Aunque he notado que no es lo mismo si se trata de una juntada de vecinas a tomar el té. Ahí, a los compañeros –con un clasismo inusitado- no les importa estar, parecen no darle valor alguno a esa ceremonia femenina, es más, escapan de ella. Pero si se trata de construcciones sociales –que pueden amenazar el poder patriarcal del que ellos gozan y al que no renuncian-… ahí les comienza a habitar una furia que parece surgir de su costumbre cultural- y por ende política-, a ocupar todos los espacios, especialmente los públicos.

Como en el autobús, cuando ellos abren las piernas, las estiran, las acomodan dejándote escaso espacio para las tuyas… sólo porque son hombres. Y tú, sólo porque eres mujer, te ves obligada a juntarlas para darle espacio a “El”.

Nunca me he atrevido a dibujar una línea divisoria para que mi compañero de asiento note que está invadiéndome… y es que le parecería inaudito. Eso mismo les pasa a muchos varones anarquistas y de las izquierdas, cuando les planteamos que nuestros encuentros u organizaciones, son de mujeres solamente…

A grosso modo, desde esta otra mirada, muchas pensamos que es parte de la propuesta política que las organizaciones de pueblos originarios sean de compañeras y compañeros de pueblos originarios, y que los grupos anarquistas sean sólo de anarquistas. Que a los congresos comunistas, vayan sólo comunistas, y que los encuentros de feministas sean sólo de feministas. Y de mujeres feministas. Porque la política feminista se hace desde los cuerpos de las mujeres, cuerpos con una historia de opresiones de género y con procesos de resistencias y rebeliones de mujeres que han ido construyéndose y eligiendo ser feministas.

Esto no niega que si las bases, lo hubiésemos definido –colectivas, feministas sueltas, lesbianas feministas, artistas feministas, otras organizaciones feministas, No institucionales- tal vez, muchas habríamos estado de acuerdo con un intercambio de coordinaciones, encuentros u otra fórmula que nos acomodara a todas y a todos. Intercambio con organizaciones de compañeras trans, de hombres que piensen que son feministas, y otras.

Digo, si lo definimos las bases, no las políticas institucionales, y subrayo que en nuestra lógica política, no burguesa, no se “vota” a mano a mano alzada -como en una reunión de padres y apoderados-, si no en discusiones y reflexiones.
Y es que, el movimiento feminista también es político, tal cual los demás, aunque el patriarcado quiera enseñar que es un espacio liviano, trivial o de autoayuda. Con todo el respeto que tengo por los grupos de autoayuda, el feminismo no es eso, aunque cumpla millones de veces esa función en la vida de cada una.

Así estamos. Cuando afirmas políticamente -como lo hacemos nosotras- que lo personal es político, las interpretaciones faranduleras, patriarcales y simplistas a este postulado, pueden ser millones. Desde que te exijan ser la gran madre de todo el mundo, que imaginen que serás una monja sin sexo, hasta que esperen de ti que vayas todo el tiempo como una bataclana seduciendo a quien se te ponga por delante, sólo para demostrar “lo feminista que eres”. Eso ya lo sabíamos, lo hemos vivido desde que cada una se hizo feminista. Lo relativamente nuevo es la explicitación de una interpretación tan reduccionista y patriarcal, desde el interior del propio feminismo.

1. Latinoamérica: Dos feminismos y dos reuniones en México. Sara Lovera, y también Crónicas del XI Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe. SEMlac. Democracia, hombres y fiesta. Sara Lovera.
2. Así mismo se autodenominó una funcionaria del SERNAM, Servicio Nacional de la Mujer, en $hile, cuando enfrentaba el cuestionamiento de mujeres desconformes con sus políticas llamadas de “VIF” (Violencia Intrafamiliar), dijo que ella y todo el SERNAM, eran “feministas plurales”.
3. “Feminismo-América Latina: Entre acuerdos y desacuerdos”, por Diego Cevallos, México, 20 marzo (IPS).

viernes, 3 de abril de 2009

ENCUENTROS FEMINISTAS, DIVERSAS FORMAS DE ENTENDER Y HACER LA POLITICA



Encuentros feministas: diversas formas de entender y hacer política

Ante un feminismo hegemónico, que se presenta como oficial, que pretende representar y hablar a nombre de todas, la disidencia es... deseo de vivir en y por las utopías.

X Norma Mogrovejo Aquise

En los últimos días se han realizado en la ciudad de México diversas reuniones, encuentros, debates, foros y marchas que expresan las diferentes corrientes de pensamiento feminista Latinoamericano y Caribeño. El XI Encuentro Feminista cuya sede fue elegida en el anterior Encuentro, en Brasil, fue el centro de diversos cuestionamientos y que llevó a muchas feministas a generar espacios diferenciados de reflexión.
El 28 de febrero se llevó a cabo una primera reunión, convocada por feministas de la vieja guardia mexicana quienes a decir de algunas de las asistentes, no se sintieron convocadas en la organización del XI Encuentro, ni en el eje de discusión: “Los fundamentalismos” . Pese a los disensos, la convocatoria al diálogo constituyó una acción positiva que reunió alrededor de doscientas mexicanas. El tema central giró en torno a los avances y retos del movimiento feminista mexicano en la consecución de derechos y el ejercicio de políticas públicas. Milenio Feminista organizó una mesa cuyo centro del debate fue el cuestionamiento al tema de los fundamentalismos como un tema central que convoque al Movimiento Feminista Latinoamericano.
Del 12 al 15 de marzo en el local de la CNTE, cerca de doscientas Feministas Autónomas de diversos países de América Latina se reunieron con un presupuesto básico que cubrió la alimentación de los cuatro días y parte de los pasajes de varias de las convocadas. Desde el cuestionamiento a la institucionalización del feminismo latinoamericano y caribeño, plantearon un encuentro autogestivo, crítico a la tecnocracia feminista y los manejos presupuestales, las asistentes se apropiaron del lugar y en comisiones organizaron la limpieza, la distribución de los espacios y las comidas. En coherencia, no hubo hoteles contratados, sino una red de alojamientos solidarios.
Desde distintos lugares se revisaron los orígenes de la corriente de la autonomía, El Salvador 1994, Chile 1996, "Las próximas", "Las Dignas", "Las Cómplices", "Comunidad Mujeres Creando", "Memoria Feminista", "Las Chinchetas", compartieron las reflexiones desde sus prácticas: crítica a la oenegización del movimiento feminista, la transformació n de las agendas debido a intereses de las agencias de financiamiento, el proceso a Beijín y la instalación de la tecnocracia de género, los intereses económicos antes que los cambios societales, la descentración del sujeto mujer y la instalación de la categoría de género que despolitiza la lucha de las mujeres, la participación en la generación de la corriente autónoma, las coincidencias, los disensos.
Ante un feminismo hegemónico, que se presenta como oficial, que pretende representar y hablar a nombre de todas, la disidencia es vivida con dificultad y soledad. Sin embargo, juntarse desde lugares remotos y replantear las resignificaciones y resistencias en una sociedad donde el neoliberalismo pareciera no dejar lugar a experiencias más allá de los mandatos de los intereses macroeconómicos, las autónomas viven en comunas, ejercen economías solidarias, desde Bolivia; Mujeres Creando hilan fino con su propuesta de un feminismo comunitario, Seminarios de reflexión en distintos países generando discusión y corrientes críticas, publicaciones periódicas, editoriales, grupos de acción, la generación de un cuerpo colectivo que se desnuda, se apropia de espacios, protesta, reclama, expresa, se reinventa, un cuerpo y un pensamiento anticolonialista. Difícil tarea, pero cuatro días dieron para tomar fuerza, energetizar el deseo de vivir en y por las utopías.
Y el Encuentro Autónomo irrumpió el Institucional. La inauguración, después que Mujeres Creando hiciera el ritual de pago a la pachamama, un grupo de autónomas subieron al estrado con el dorso desnudo, una letra pintada en el cuerpo que en conjunto gritaba “¡AUTONOMIA!” y un pañuelo en la boca simbolizando que la institucionalidad ha arrebatado la libertad de expresión con un discurso oficial y ésta sólo es posible desde la disidencia. Y desde ese lugar, se leyó el posicionamiento del Encuentro Feminista Autónomo, un cuestionamiento a la organización del XI Encuentro feminista con más de 650 mil dólares como presupuesto, un insulto a la pobreza del país; los exorbitantes salarios de las organizadoras del encuentro, la falta de transparencia en la información y uso de los recursos, la contratación de hoteles, empresas de servicios y materiales, la toma de decisiones por mayoría, el privilegio de los nuevos sujetos del feminismo, los pactos con partidos políticos y candidaturas; se refuerza las instituciones patriarcales generando tráfico de influencias y prácticas corruptas. [1]
Así, con la crítica de las autónomas, se reunieron aproximadamente mil seiscientas mujeres en el Convento del ex Regina, distintos patios con paneles que transmitían en simultáneo las actividades del foro principal. Con ponencias de las voces más oficiales del feminismo latinoamericano o un foro al estilo del talk show donde eran entrevistadas otras más, voces oficiales, daban lugar a la discusión de los temas planteados. Sin embargo, el Encuentro no dio lugar a plenarias donde se debatiera temas de interés o discordancia. En general pareció un Encuentro de la formalidad, de informes sin debates. Todo parecía preestablecido, como la comida precocida, presasonada, así fue también la designación de la siguiente sede, sin posibilidad a una elección, las colombianas salieron con la pista de un porro a aceptar lo premandado, no hubo lugar a ninguna otra propuesta, luego llegaron los informes de los grupos de trabajo, las jóvenes las más cuestionadoras, las negras las más creativas, las trans aprovechando el foro para sus candidaturas, las trabajadoras sexuales desde el dolor de la persecución, las académicas, unas, las otras y al final una voz disidente que pedía hablar, la coordinadora del foro sin esperar todas las participaciones y en desacuerdo a lo posible por llegar, “tengo hambre y me voy a comer”, abandona la dirección de la sesión y con ella las demás organizadoras y otras más. Una crítica a la metodología que no dio lugar al debate, a la conducción y sentido del Encuentro, una voz que tal vez era de muchas, que luego se acercan dicen, es algo que pensé, que sentí pero no me atreví a decir y así se desvaneció el Encuentro, sin cierre, sin agradecimiento. La comida, las mariachis y luego una marcha que cambió de ruta en obediencia y disciplina a las actividades de un presidente de la república al que no se reconoce legítimo. Escasa asistencia debido a que muchas debían correr a sacar sus cosas de los hoteles porque su alojamiento se vencía a medio día. Con aproximadamente 500 personas, la marcha concluyó en el palacio de Bellas Artes, las consignas dieron cuenta del reclamo por el aborto libre y gratuito, no más violencia ni asesinatos a mujeres, educación laica. Los trans encabezaban la marcha, así los tacones nada inocentes, haciendo puré los pies de sus usuarias llegaron al destino final, ningún discurso, ningún pronunciamiento, sólo la banda de lesbianas que alentaba gritar y cantar cerró la marcha que parecía no llevar a ningún lado.
Paralela a la marcha, un último encuentro o foro dialogal de feministas de izquierda reunió a aproximadamente 25 mujeres que intercambiaron sus experiencias con los gobiernos de la izquierda latinoamericana, Nicaragua, Bolivia, Venezuela y el Distrito Federal, aciertos y críticas, en distintos contextos socio-políticos de la región como también respecto los feminicidios, la brevedad del encuentro no dio lugar a un posicionamiento, fue más bien el inicio de un diálogo por hacer.
Una última marcha cerró la intensa jornada feminista. La que debió ser la sexta, pero denominada la cuarta, debido al registro en derechos de autor del nombre “Marcha Lésbica” y en consecuencia el desconocimiento de iniciativas que no llevaron “la marca registrada”, convocó aproximadamente tres mil lesbianas. Dos bandas alentaban la energía de las marchistas. Consignas que reclamaban derechos, matrimonio, adopción, otras que recusaban las instituciones heteropatriarcales de control, la guerra, el neoliberalismo, el matrimonio e instaban a cambiar la sociedad desde las utopías. En el monumento a la Revolución un estrado invitaba a seguir activando y festejando. El grupo de hip hop Las Krudas cerraba en evento y un discurso de la lesbiana histórica invitaba a reflexionar respecto los símbolos lésbicos, el hacha en vez de una bandera enarbolada por el consumismo del mercado rosa.
Circuló también en los medios electrónicos y escritos, la voz de la corriente de las feministas autónomas del afuera, quienes desconocen la validez tanto del Encuentro Autónomo como del Institucional. Y es que, a pesar de ser reconocidas como iniciadoras de la corriente autónoma; en diversas cartas, sin debatir razones, el argumento quedó como descalificació n basada en difamaciones. Aún sin marca registrada ante la oficialidad administrativa, el reclamo de una autoría que no autoriza autonomizarse, de un deber ser en la obediencia o fidelidades que sacrifiquen justamente el sentido autonómico, paradójicamente, aparece como una posición institucionalizante . Desde el afuera, la crítica, llega como el resentimiento de lo que no se pudo liderar desde la jerarquía.
Así, feminismos que buscan su legitimidad en la interlocución con los Estados, que refuerzan la lógica de un estado de derecho pensado y construido desde la institucionalidad patriarcal. Feminismos que desde la práctica refuerzan las jerarquías y por tanto la institución. Un feminismo que se rebela a las prácticas neocoloniales, que cuestiona las relaciones de subordinación producidas o generadas desde el capital, el conocimiento patriarcal o la institucionalidad para el control social. Un feminismo que desde la contrahegemoní a hace posible una práctica distinta, que desde diferentes lugares de la región elabora coreografías de la resistencia para un cambio radical.


________________________________________
[1] Increíblemente, tanto las compañeras bolivianas como Victoria Aldunate, chilena, que leyó el posicionamiento, recibieron el peso de la represalia. La cuenta de su hotel no fue liquidada por el comité organizador del XI EFLAC. Después de muchas llamadas desatendidas, ésta debió ser pagada por compañeras solidarias, para que las compañeras sudamericanas pudieran dejar el hotel y volver a sus países de origen

POSICIONAMIENTO DEL ENCUENTRO FEMINISTA AUTÓNOMO, FRENTE AL XI ELFLAC



Posicionamiento Frente al XI EFLAC del Encuentro Feminista Autónomo

Nosotras niñas, mujeres y lesbianas Feministas Autónomas convocadas en el Encuentro Feminista Autónomo: haciendo comunidad en la Casa de las Diferencias, desde la rebeldía, la radicalidad y el gozo por las apuestas políticas que el feminismo ha aportado a nuestras vidas y a la construcción de comunidades de mujeres, le hacemos frente al clasismo, al racismo, al sexismo, a la colonización de nuestros cuerpos y de nuestra sexualidad. Por todo eso es que afirmamos nuestras posturas políticas:

Reconocemos a los encuentros feministas como ejercicios de radicalidad desde la complicidad entre mujeres, desde nuestros cuerpos, vidas y conciencias, lo cual implica existir sin ningún tipo de concesiones.

A casi 30 años de feminismo Latinoamericano y Caribeño y once encuentros feministas, es una oportunidad para reflexionar sobre el hacer político y la construcción ética de nuestro movimiento. Los encuentros feministas históricamente han sido y deben seguir siendo espacios construidos y defendidos por y para las mujeres, para debatir, intercambiar, convocar, denunciar, edificar alianzas, defender nuestros derechos, alimentar nuestras utopías y expresar la multiplicidad de nuestras visiones.

Organizar un encuentro feminista debería implicar un compromiso con la ética y autonomía feminista, sin embargo, la organización de este décimo primer encuentro feminista se ha convertido en un espacio que refuerza a las instituciones patriarcales, vaciando y mercantilizando el contenido de las propuestas feministas, ejerciendo un discurso legitimador de prácticas opresoras para las mujeres.

El mal uso del mayor presupuesto de la historia de los encuentros, es un insulto ante la pobreza de las mujeres de la región, una expresión de ello son los salarios exorbitantes para la organización de dicho evento sacrificando las becas para la participación de un mayor número de compañeras.

El ocultamiento y retraso de la información así como la falta de transparencia en el uso de los recursos económicos pueden llevar a prácticas corruptas. Es indispensable entonces, contar con una obligatoria y permanente transparencia sobre los recursos obtenidos. Esa transparencia debió de ser antes y durante, y debe realizarse al finalizar cada encuentro feminista.

La toma de decisiones por mayoría, votando como en la falacia de las democracias burguesas, ocultan lógicas patriarcales, niegan las reflexiones que reconocen las diferencias en las ideas.

Compañeras afrodescendientes, indígenas, lesbianas, pobladoras, que no tienen acceso al Internet o que no pertenecen a las redes de la tecnocracia feminista, no han podido acceder a información ni a becas, en cambio se privilegia a los nuevos sujetos del feminismo y a quienes gozan de las prerrogativas de la sociedad neoliberal.

Los ejes temáticos no han sido decididos por las bases feministas, si no por las políticas emanadas de organismos trasnacionales que responden a intereses económicos propios y de los grandes capitales, ajenos a las necesidades y propuestas del feminismo latinoamericano.

La complicidad con un gobierno de seudo izquierda y persecutor es un dato más en todo esto.

Nosotras soñamos y hacemos un feminismo horizontal, que ejercite mínimos comunes, alejados de las lógicas clasistas, racistas, heterocentristas e institucionales. No queremos un feminismo vaciado de contenido político crítico que se esconde en la categoría de género cuya complicidad con el capitalismo neoliberal pretende controlar y definir nuestros espacios políticos, nuestros apuestas feministas, nuestros cuerpos, vidas y conciencias.

Queremos finalmente saludar a todas las feministas latinoamericanas y caribeñas que han venido con ilusión y buena fe. Las alentamos a ser parte de un feminismo crítico y contra-hegemó nico.

Desde la radicalidad y la autonomía, otro feminismo es posible.

Encuentro Feminista Autónomo
Marzo 2009, México, DF


http://feministasautonomasenlucha.blogspot.com/
mail: feministasautonomas@yahoo.com.br

lunes, 16 de febrero de 2009

¿GÉNERO? ¿QUÉ ES GÉNERO?...EL FEMINISMO NO MUERDE...




¿GÉNERO? ¿QUÉ ES GÉNERO?...*
EL FEMINISMO NO MUERDE…


“Las mujeres son las proletarias del proletariado (Flora Tristán, 1ª mitad del siglo 19)

"Vosotros hombres de fe ¿qué habéis hecho si no persuadirla (a la mujer) de lo irremediable de su servidumbre, hacerla adorar sus cadenas, nutrir sus almas con creencias destinadas a eternizar su cautiverio?
Y Vosotros revolucionarios, ocupados en hacer y deshacer constituciones ¿cómo no habéis pensado en que toda libertad será un fantasma mientras viva en esclavitud la mitad del género humano?". ("La Palanca", Revista mensual. Órgano de la Asociación de Costureras. mayo 1º de 1908).

“Y digamos también a tanto luchador del mejoramiento social e intelectual del pueblo que toda la libertad que anhelan será un fantasma mientras la mitad del género humano viva en humillante esclavitud”… (Carmela Jeria, obrera tipógrafa y feminista, 1907, La Alborada, Chile)

"La Mujer tiene tanto derecho como el hombre de gozar completa libertad. ¿Seguiremos como siempre al paso de tortuga hacia el oasis de las libertades que a cada cual nos pertenece? ¿Es lógico que el hombre sea libre y la mujer esclava? … " (La Alborada, periódico obrero feminista de tirada bimensual, Valparaíso y Santiago, entre los años 1905 y 1907, Chile)

“Si no puedo bailar, tu revolución no me interesa”… (Emma Goldmann 1ª Mitad del siglo 20)

“La actuación de la mujer no implica una participación en el poder masculino, sino cuestionar el concepto de poder. Si hoy se nos reconoce nuestra imbricación a título de igualdad es, precisamente, para alejar aquel peligro” (Carla Lonzi, segunda mitad siglo 20).

Las citas recién hechas no son “Enfoque de Género”, aunque en algunas, el concepto -que podría ser muy valioso dependiendo desde dónde se use- sí se encuentre. De todas maneras seríamos muy injustas diciendo que las ideas expresadas por estas feministas son “Enfoque de Género”, ya que en realidad, sus dichos son feminismos: feminismo obrero, feminismo anarquista, feminismo radical…

Tampoco son nuestra Biblia, no tenemos biblias, los dichos, elaboraciones, acciones, posturas de nuestras compañeras históricas no se presentan acá para mostrar La Verdad, ni las respuestas a todas las interrogantes sobre el feminismo que surgen ya sea de la realidad de nuestros actos o de los mitos sobre el feminismo -que nos imputan cosas extrañas y hasta ridículas…-. Están acá sí, para exponer las rebeldías, resistencias, ideas elaboradas por diversas feministas en la Historia de los feminismos, que no son uno sólo, si no varios. Y en estas expresiones hemos encontrado varias de las denuncias e ideas que nos inspiran hoy como feministas autónomas, lo que no significa que sean las únicas, inamovibles y/o estáticas. Tampoco significa que estas feministas sean las únicas creadoras de feminismos, si no aquellas con las que queremos presentarnos hoy para hablar con quienes nos invitan y con quienes participan.

Somos activistas feministas autónomas, no “expertas en género” ni “tecnócratas de género”.

Esto lo planteamos porque creemos que es importante hablar desde un lenguaje libertario, antisistémico, antipatriarcal, y uno de los lenguajes más opuestos a esto, nos parece el institucional. Para explicar esto, enumeraremos algunos ejes que hoy nos parecen relevantes –aunque no sean los únicos que nos importan-:

1. LENGUAJE INSTITUCIONAL = VIF
Lenguaje institucional para nosotras por ejemplo es:
• hablar de Violencia Intrafamiliar, término que niega el poder diferenciado al interior de la Familia,
• que legitima La Familia patriarcal y burguesa como base social estructural única,
• que niega el Maltrato Infantil como hecho social y político específico en una sociedad adultocéntrica,
• que niega la Violencia contra las Mujeres de todas las edades en todos los planos: económico, laboral, sexual, político, comunicacional, poblacional, etc.

Prueba de esto es la Ley VIF:
Además de no ser eficiente para las que pueden usarla –esposas, convivientes, madres, hijas, abuelas- no toma en cuenta a:

• las jóvenes no casadas, no convivientes, no madres.
• pololas, andantes, amigas, compañeras, amor ocasional… no pintan nada en esta ley porque no son “Familia” con el agresor
• las mujeres en prostitución tampoco, porque no son “Familia” con el prostituyente o con el cafiche, en el caso de que este las agrede, tortura, viola o mata.
• las inmigrantes que caen en mafias de prostitución de mujeres y niñas indocumentadas o nacionales, tampoco están incluidas porque el mafioso no es su “Familia”
• la trabajadora agredida sexualmente por el patrón o por el colega, tampoco es tomada en cuenta porque el patrón o el colega no son su “Familia”…
• la vecina asesinada, violada, humillada en su condición sexual, no cuenta porque no es “Familia” con el agresor-vecino de su comunidad poblacional
• la transeúnte, acosada, agredida, abusada, asesinada, humillada por el varón de cualquier clase social -delincuente o no, obrero o burgués, chileno, extranjero, mapuche o mestizo- que está en la calle y que usa su atribución de poder masculino –desde cualquier etnia o clase- para violentarla, no cuenta porque agredida y agresor no son “Familia”…
• y un largo etcétera…

Así, el resultado de un lenguaje institucional es siempre una salida oficialista y negadora de las realidades populares, sexuales, empobrecidas, marginadas, antisistémicas, etc…

O, al revés, el resultado de las políticas públicas hechas para “humanizar” sistemas inhumanos, será siempre un lenguaje institucional que como el voladero de luces que es, engañará a los incautos e incautas, haciéndoles pensar que las cosas “van mejorando” para las mujeres, para las indígenas, para las trabajadoras, para las empobrecidas, para las niñas, para las viejas, para las jóvenes...

2. VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES: ¿QUÉ ES?…
Es una Política Sexual del Patriarcado. No es la excepción, si no la regla general patriarcal.

El Patriarcado -concepto político feminista, con alcances más allá de la antropología, introducido por Kate Millet (1) y desarrollado por innumerables feministas desde los años 70 en adelante- es un sistema de dominaciones basado en el modelo de la dominación de las mujeres(2) y en la dominación y desprecio por todo lo considerado femenino en este tipo de sociedad (que data de la antigüedad –antes que el Capitalismo-) (3).

Hablamos de Violencia contra las niñas, las jóvenes, las adultas, las viejas, las lesbianas, independiente de su clase, etnia, postura política y de clase: Violencia contra la mitad de la Humanidad.

Hablamos de Violencia Estructural: económica capitalista y neoliberal, fascista, racista, xenofóbica, clasista, arribista, segregacionista, laboral, de pareja, familiar, política, callejera, lesbofóbica, social, cultural, moralista, verbal, física, sexual, psicológica…

Hablamos de todas las violencias, con diversos matices, contra todas las mujeres y contra todo lo que se interpreta como “femenino”.

Hablamos de violencias en las que el objeto es “mujer”, una categoría a la que se le adjudica deberes y rasgos determinados en el Patriarcado.

Así, se violenta a las mujeres, en Dictaduras o Democracias burguesas o revoluciones sociales. En guerras y guerrillas, en la casa o en la calle, en el trabajo o en la cama.

Generalmente se violenta a las mujeres cuado ellas hacen lo que el Patriarcado supone que “un mujer No Debe Hacer”, o cuando ellas No hacen, lo que el Patriarcado supone que “una mujer Debe hacer”.

Violencia contra las mujeres es una Política Sexual del Patriarcado en todas sus manifestaciones: Capitalismo, Imperialismo, Colonialismo, Dictaduras, Fascismo, Neoliberalismo, Socialismos imperialistas, en la Familia, en las Instituciones…

La Violencia contra las Mujeres es inherente al Patriarcado, no es una excepción, si no una regla natural y naturalizada. El Patriarcado es violento contra las mujeres, por definición. Por eso cuando hablamos de violencia contra las mujeres, al menos nosotras, no estamos hablando de una realidad fragmentada de las mujeres, si no desde la cotidianidad del significado de “lo femenino” en el mundo patriarcal.

No hablamos desde una realidad de hombres y mujeres que viven en una sociedad igualitaria y/o equitativa, sino de hombres y mujeres que viven en una correlación desigual del poder.

Una sociedad, donde los primeros son interpretados con un valor más alto y mejor que las otras, donde se entretejen en los cuerpos y existencias de las mujeres, muchas condiciones que las hacen aún más despreciadas, cuestionadas, burladas, manipuladas:

• indígenas
• mapuche
• jóvenes
• niñas
• pobres,

Hablamos de un poder desigual, discriminatorio y que va en desmedro de las otras. Un poder donde el Estado está por sobre la persona, donde La Familia vale más que la comunidad, donde lo Humano es superior a lo animal, donde lo razón está por sobre la emoción y donde los discursos están por sobre el cotidiano…

En el caso de las mujeres, un par de ejemplos en las estadísticas institucionales:

Tiempos y Dineros
Las mujeres realizan más de la mitad del total del tiempo de trabajo en el mundo.

Del total del tiempo de trabajo masculino, las 3/4 partes corresponden a actividades remuneradas.

Del total del tiempo de trabajo de la mujer, sólo 1/3 obtiene remuneración (OIT, PNUD).

Plusvalías
El trabajo doméstico impago de las mujeres subvenciona entre el 25 y el 40 % del Producto Nacional Bruto (PNB) en países desarrollados (PNUD).

El trabajo no remunerado de la mujer en el hogar representa un tercio de la producción económica mundial. (Naciones Unidas).

Entre el 50 y el 80 por ciento de la producción, la elaboración y la comercialización de alimentos corre a cargo de las mujeres (Naciones Unidas).

Si se contabilizara el aporte en trabajo no remunerado de las mujeres el producto mundial se incrementaría en alrededor de 11 billones de dólares.

El trabajo doméstico impago realizado por mujeres en la R.M. ($hile), aporta 17 mil millones de dólares a la economía chilena, cifra que equivale al 26% del Producto Interno Bruto (PIB) de la RM. (SERNAM-Universidad Bolivariana-DOMOS).

Pobrezas y hambre
En total 815 millones pasan hambre, de los cuales 300 millones (36 %) son niños y niñas, y 456 millones (el 56 %) mujeres (FAO).

Las mujeres constituyen el 70% de los 1.300 millones de pobres absolutos del mundo (OIT).

¿LAS MUJERES SON “LAS VIOLENTAS”?
No negamos que las mujeres podamos ser y seamos violentas –así como no negamos que las y los empobrecidos puedan ser resentidos, las y los indígenas, racistas, los niños y las niñas, caprichosos, las y los jóvenes, soberbios. O que cualquier persona, víctima de un flagelo social pueda portarse prepotente. Pero allí donde una encarcelada se transforma en criminal de su carcelero, hay un contexto anterior a esa acción, una relación establecida, instaurada, de poder, que nunca podrá tratar a ambos como iguales.

Los crímenes –no la autodefensa-, los cometa quien los cometa, no se justifican, jamás. La injusticia contextual tampoco.

La Ley Pareja sí es dura. Es dura porque es incoherente y cínica. Está tratando como iguales a quienes sabe que no son valorados como iguales –aunque lo sean-.

3. LA PARADOJA DEL ENFOQUE DE GÉNERO
¿Qué decimos de “Enfoque o Perspectiva de Género”?: Que es un concepto relacional, didáctico –aunque, a veces y dependiendo que quien lo entrega, con un techo muy bajo-, academicista, y que actualmente está tremendamente institucionalizado, es decir usado y abusado por el Patriarcado, porque:

Se convirtió en un Caballo de Troya
Se ha ido convirtiendo en los Estados, en La Moneda, en los partidos políticos, en la Academia –o sea, en la Universidad-, en los Capitales, en el Banco Mundial, en las Empresas, en las ONGs, y en las instituciones de todo tipo, en la herramienta ideal para despolitizar el feminismo, para negarlo. O sea, difumina el carácter político del movimiento feminista, un movimiento social que se ha caracterizado por hacer pública su voluntad política, sus aspiraciones transformadoras de las realidades de las mujeres, su carácter trasgresor y visibilizador de las raíces de la opresión patriarcal (4).

Sostenemos que en la Historia de las mujeres, hay movimientos feministas y de mujeres.

Las “Agendas de las políticas públicas” lograron introducir el enfoque de género, invisibilizando al feminismo y empoderando al sistema patriarcal con la idea de que se ha “humanizado” por medio de este enfoque.

El Capitalismo decidió neutralizar las demandas de las obreras feministas del siglo 19 y 20, concedió el voto a las sufragistas sabiendo que eso no cambiaría el sistema –aunque las feministas sufragistas apostaran a ello- y negó el fuerte movimiento feminista de los años 60 de mujeres surgidas de los movimientos de las izquierdas, y para ello fue creando estrategias que muchas veces se nutrieron de las propias elaboraciones feministas presentándolas con otros nombres.

Así, desde los años 40, en las políticas de Estado y empresariales, junto con la ideología de “recursos humanos” y otros aportes desde la sociología y la psicología, se fue elaborando el concepto MED que significa “Mujer en el desarrollo” –que sonó profusamente en los años 60- y en los 80, se transformó en GED que significa Género en el Desarrollo. MED o GED, son inclusión en el sistema capitalista de las mujeres, universalizadas, uniformadas -burdo como todo uniforme- como si no existiéramos con diferencias étnicas, de clase, culturales, territoriales, elecciones sexual amorosas, elecciones eróticas distintas, etc…

MED y GED son conceptos que blanquean el hecho de que los verdaderos motivos que descubrimos para que la ideología dominante piense en las mujeres, son: por un lado, callarles la boca cuando denuncian y por otro, usar una fuerza de trabajo más barata que la barata. Porque allá donde los hombres pobres son mano de obra barata, la mujeres son mano obra que sale casi gratis y también gratis.
Esto fue denunciado por las feministas en los Encuentros Feministas, desde el primero que se hizo en Colombia en 1981 y también en la Primera Conferencia mundial sobre Mujeres, en México, 1975.

Así, los enfoques tecnócratas “de Género” nos confrontan con la realidad de que en el momento actual, de “mayor inclusión de la Mujer” -como unidad uniformada- en los Estados y políticas públicas, las mujeres empobrecidas en sus diversos territorios sufren, tal vez, la peor exclusión económica de su historia, por pobreza, cesantía, bajos sueldos, hambre, no acceso a la salud, no acceso al aborto libre y gratuito, etc.

El “Enfoque o Perspectiva de Género”, es una categoría relacional que debería ser crítica, pero que ha mutado en acrítica en el campo pragmático –independiente de que feministas lo usen de manera crítica y didáctica-.

Históricamente complejo
Es un término legitimado por la psiquiatría en los años 70 con toda la carga institucional que ello representa.

Ya habían descrito el fenómeno en ensayos, artículos, libros y discursos, entre otras, Cristhine de Pisan, Sor Juana Inés de la Cruz -en la Edad Media-, Louise Michel en la Comuna de París, Alexandra Kollontai en la Revolución Rusa, Clara Zetkin, Rosa Luxemburgo en la Europa revolucionaria del siglo 19, Emma Goldmann, anarquista, Flora Tristán en Latinoamérica -que publica “Unidad Obrera” un año antes que el “Manifiesto comunista”-, Carmela Jeria en Chile y las obreras anarquistas, a inicios del siglo 20. También, lo estudió y elaboró muy claramente, Margareth Mead en los años 30 del siglo 20, y todas las feministas, de todas las corrientes feministas.

Muchas feministas desde los 70 comienzan a desarrollarlo. Pero en los años 80, varias van descubriendo los resultados de su aplicación: que no se acerca ni de lejos al contenido revolucionario del fenómeno y el concepto “política sexual”, pensado, desarrollado y propuesto por el feminismo de la segunda ola (Kate Millet, entre otras) (5).

Estrategia sistémica
Desde los 80, Género –vulgarizado- ha sido una estrategia de los feminismos liberales –institucionales a la larga- para incluirse en el sistema patriarcal y capitalista de manera que su lenguaje sonara científico y liviano –sin la carga política, activista y radical del feminismo-

Desde los años 80, aparecen “asesoras en género” en las instituciones más retrogradas y fascistas, desde el Banco Mundial -responsable de que el 80 por ciento de los 1300 millones de pobres absolutos en el mundo sean mujeres, sus hijos e hijas-, hasta los ejércitos criminales en dictaduras y guerras.

“Experticie de Género”
Esta inclusión de las llamadas “expertas de género” en las instituciones, ha significado –claro está- no una transformación social radical del sistema patriarcal, si no el reciclaje de postulados de género al servicio de las instituciones más patriarcales

Desde nuestra mirada feminista autónoma –hablo desde Memoria Feminista-, es una elección que ha hecho una corriente de los feminismos modernos que ha rematado en resguardar los intereses de las clases, de las etnias y del grupo sexual dominante.
También ha sido una manera de sacar trozos del pastel neoliberal para fines personales y grupales, partidarios, de poder local y estatal.

Invisibilización de responsabilidades sociales
El Enfoque de Género, distorsionado, negado en su capacidad crítica sobre las correlaciones de los poderes dominantes, sobre las opresiones estructurales y que sostienen al sistema patriarcal, diluye la responsabilidad de no renunciar a los privilegios patriarcales. Difumina la elección de la mitad de la humanidad de elegir el poder dominante. Y justifica la elección de cada hombre que acepta, normaliza, niega, evade, rehuye la crítica a su conducta machista, misógina, de burla, humillante, invisibilizadora, violenta con las mujeres.

El Enfoque de Género distorsionado recicla los privilegios de los varones en una lastimera imagen en que todos somos igualmente oprimidos por el Patriarcado. O sea, todos y todas somos “víctimas” y como en el caso de los crímenes contra la humanidad, propone que todos fuimos responsables y por lo tanto “no hay culpables” (6).

Izquierdas, antisistémicxs y “Género”
El “Enfoque de Género” acrítico también ha sido la manera en que:

• Las izquierdas partidarias, han transformado aquella convicción de “lo primario y lo secundario” en una imagen modernizada, hasta postmoderna –con toda la incoherencia que ello pueda significar para marxistas, trostskistas, leninistas- en una mirada menos patriarcal, más actualizada. Las mujeres como siempre, han seguido estando en un rincón de los partidos. Lo que antes fue “Comisiones de La Mujer”, ahora pasaron a llamarse: “De Género”. Ningún partido alineado con el Socialismo Real ha reconocido que las revoluciones socialistas no “han liberado a La Mujer” como fuera anunciado –así como la Iglesia nunca ha reconocido su culpabilidad en la opresión de las mujeres-.

• Las izquierdas movimientistas y algunos grupos antisistémicos con este concepto y sin mencionar al feminismo -con excepciones- han alivianado aquello de “todos somos feministas, así es que las feministas deberían alinearse, insertarse”… ¿Por qué los grupos anarquistas son integrados por sólo anarquistas? ¿Por qué las organizaciones indígenas son conformados por sólo indígenas?... (Así mismo, los grupos feministas son sólo de mujeres feministas, y los grupos feministas autónomos son sólo de mujeres feministas autónomas, y los grupos de lesbianas feministas son sólo de lesbianas feministas…).

• Los movimientos sociales diversos, niegan el feminismo, y también el feminismo autónomo y/o comunitario –en Bolivia- en Latinoamérica y El Caribe, lo invisibilizan y recortan privilegios del Patriarcado para los movimientos varoniles, que aunque gocen de la presencia de mujeres, se manejan desde miradas androcéntricas y no reconocen la cotidianidad, lo sexual y lo personal como algo político. Y que cuando lo hacen, miran esos ejes desde los mismos prejuicios patriarcales y moralistas ya aprendidos.

4. ¿QUE CÓMO SE INSERTA EL FEMINISMO EN LA LUCHA SOCIAL?...: ¡PUCHAS! ¡FEMINISMO ES LUCHA SOCIAL!
Feminismo es liquidar todas las opresiones, no se trata solo de la opresión de los hombres sobre las mujeres, si no que es el sistema de opresiones el que estamos desafiando (7).

Feminismo = Movimiento político revolucionario
El feminismo ES “lucha social”, no es ajeno a la lucha social. No necesita ser ascendido a “lucha social”, tampoco quiere ser insertado o incluido, ni requiere de la aprobación de los demás movimientos sociales para erigirse como “lucha social”.

El feminismo es acción, activismo, pensamiento, palabra, propuesta ética y política revolucionaria que transgrede el Patriarcado y todos los sistemas de dominación que él encierra.

Por ello la entrega de un pedacito de la reflexión política colectiva a través de Mesas de Género, aisladas y/o aparte de lo que se considera “los conflictos principales”, no es a lo que aspira el feminismo autónomo… Igualmente agradecemos su invitación y que quieran oírnos, ya que tal vez esa es la manera de hacer procesos político-sociales juntos y juntas, y alianzas estratégicas en el enfrentamiento con el Patriarcado, el Capitalismo Neoliberal y el Racismo, por ejemplo, en el $hile actual.

Las mujeres = la Mitad de Todo
Las mujeres no somos un tema ni un problema, si no la mitad de la sociedad, la mitad de todas las comunidades que podamos identificar, la mitad de todos los territorios, LA MITAD DE TODO(8).

El feminismo desde sus albores que podrían ser interpretados en el medievo por algunas (Comunas de autodefensa de Mujeres, las beguinas, las querellantes) o desde la Revolución francesa y luego la Comuna de Paris (Los clubes de mujeres y las brigadas de mujeres), ha sido un movimiento político y social.

Una de sus grandes búsquedas, estrategias, propuestas y problemas, además de los ya mencionados, ha sido la autoconciencia de las mujeres, ya que sabemos que otro dictador importante -además del externo- es el interno de cada una de nosotras, formadas, cotidianizadas, normalizadas en el patriarcado y la renegación de nosotras mismas.

Lo personal es político y la División Sexual del Trabajo
Otra de las importantes propuestas del feminismo es que lo personal es político y no puede ser expulsado de las ideologías como si fuese un problema menor. Tampoco puede ser negada la División Sexual del Trabajo que las feministas socialistas y marxistas han expuesto magistralmente (9)

El punto 1, 2 y 3 de esta exposición son problemas y propuestas políticas del Feminismo Autónomo desde el que hablo y hablamos hoy. Hay diversidad de miradas sobre la Autonomía, nosotras hemos explicitado aspectos de la nuestra en varios documentos y todas nuestras acciones en la calle y sin permiso.

Feminismo Autónomo
Desde los años 90 en Latinoamérica y el Caribe, un tema candente ha sido la autonomía y sus definiciones. Autonomía del Estado y todas sus instituciones, de todos los partidos políticos, de las ONGs y de los Capitales que financian “proyectos” que terminan desmovilizando a los movimientos sociales y anquilosándolos en reivindicaciones que no fisuran al sistema (10).

Entre otros flagelos, el feminismo, por la vía de la institucionalización, ha sufrido la fragmentación de las mujeres en temas: “Aborto Terapéutico”, “Violencia Doméstica y Femicidio”, “Abuso Sexual Infantil”, “Embarazo Adolescente”, “Mujer y anticoncepción”, “Mujer y Trabajo”, “Mujer y pobreza”, “Mujer rural”, “Mujer y Ciudadanía”, “Microempresarias”, “Mujer y Salud”, “Mujer y VIH”, “Mujer indígena” y un largo etcétera…
Esta “metodología de género” ha sido la herramienta perfecta para diseccionar el feminismo como propuesta política, y trivializarla en hechos de la vida de las mujeres, “resignificables” por la ideología de “la humanización” del sistema.

El feminismo se diluye en la presentación de los programas y proyectos que se autodenominan “De Género”, fundamentalmente en los poderes locales y nacionales –municipios, ministerios, policías, fiscalías y tribunales, y pasa a ser inofensivo, una simple acción de “mejoramiento de la vida de la mujer” que legitima como “humanizado” y “no machista”, al partido o coalición gobernante. Junto con ello, le proporciona recursos de cooperaciones internacionales al estado que se autodenomina con política “De Género”.

Cuando las ayudas internacionales para ese estado se acaban, se terminan los proyectos y programas de género. Es más, aunque esas platas no cesen, si hay crisis económica lo primero que se hace es hacer desaparecer la Oficina de la Mujer en los municipios (por ejemplo). Asimismo, los recursos que se reciben en nombre de las mujeres en los municipios, muchas veces se “distribuyen” en otras necesidades no “de género”, se traspasan a programas infantiles y juveniles (por aquella lógica en que La Mujer es Familia y ser para otros), o directamente parecen rendir mucho menos de lo que las propias contribuyentes del municipio creen que es necesario para ellas (cuando se les pregunta… si es que se les pregunta…).

Desde nuestra mirada, si profundizamos, la elección de la metodología de fragmentación de las mujeres en temas, ha sido una elección patriarcal, de clase, étnica, lesbofóbica:

• Sirve, ante todo, a los intereses de la ideología patriarcal, la blanquea, la humaniza, despoja al feminismo de sus ideas, reflexiones y propuestas para presentarlas como otra cosa despolitizada y atomizada. Desmoviliza a los movimientos feministas y de Mujeres, únicos capaces de ser una amenaza medular para el Patriarcado.

• Proporciona al Estado Patriarcal divisas en nombre de las mujeres, generalmente en nombre de las mujeres empobrecidas.

• Retribuye a la Clase Política dominante, legitimándola en sus discursos de autorepresentación que enarbolan “políticas para La Mujer”. La ayuda a ganar elecciones. Le entrega un plus político en sus campañas y en la imaginería social de las mujeres que tienen expectativas de que su situación “mejorará” porque el partido “x” habla “de género”, “de mujer”, o porque “lleva más mujeres en sus listas o porque quiere una mujer como presidenta… Las candidatas son mujeres, que rara vez han participado en Movimientos feministas o de Mujeres, que adhieren fundamentalmente a ideologías y lógicas partidarias –por definición masculinas: jerárquicas y centralizadas, y por ende patriarcales (aunque no lo sospechen o reconozcan)-.

• Sirve a los intereses de clase de la burguesía capitalista y neoliberal que también se ve “humanizada” y que evade como siempre la entrega de recursos a las más pobres, ya que su Estado está recibiendo platas para “La mujer pobre”, muchas veces de otros estados o países. Entre otras cosas, los subsidios “Mujer”:

o “alivian” la pobreza de las mujeres que trabajan sin salario y sin imposiciones en las casas de los ricos y que gracias al subsidio “se las arregla este mes” (el próximo, no sabe)…

o “alivian” la pobreza de la profesora y otras trabajadoras cesantes, intelectuales, profesionales, activistas políticas, cesantes que hacen clases a mujeres “por estos 6 meses que dura el proyecto” (los 6 meses siguientes, no se sabe)…

o “alivian” los pagos de imposiciones a los poderes locales porque las trabajadoras de programas y proyectos trabajan sin previsión social “boleteando”…

o “alivian” –en su autopercepción- la pobreza de las mujeres que no trabajan fuera de la casa, pero logra acceder a algún cursillo productivo que promete un nicho laboral remunerado “para más adelante”…

o “alivian” la cesantía producida por el enriquecimiento patronal, las prácticas antisindicales y la pobreza neoliberal…

o fortalecen el trabajo llamado “flexible”, creado por el neoliberalismo para “aliviar” más que la pobreza, su propia carga y responsabilidades con las y los empobrecidos, especialmente con las mujeres, a quienes les han propuesto la llamada “flexibilidad laboral” como la panacea “moderna” y de “liberación de las mujeres” (11)...

• Sirve a las ideologías y manejos culturales racistas que suponen que ahora los indígenas están mejor porque hay hasta becas indígenas y otros programas para gente de apellido indígena…

• Sirve a las ideologías lesbofóbicas que siguen negando a las lesbianas y a los erotismos no hetereosexuales de las mujeres. Es interesante como Mujer y lesbianismo, parece no haberse convertido en “tema de género” de programas y proyectos estatales y locales en $hile (aunque sí “Mujer y Sexualidad” que generalmente no menciona el sexo lésbico –ni para bien ni para mal-). Puede ser que Ser Lesbiana desborda la estructura patriarcal heteronormativa y por ello el Estado $hileno no sabe cómo abordarla en planes y programas de Género. Así mismo, el concepto mismo de género se intrinca cuando trata de explicar los Deseos, dependiendo de quién y desde qué mirada política lo exponga. Lo claro es que programas y proyectos “de Género” del Estado $hileno, por omisión, siguen sin hablar del incómodo lesbianismo (12).

Como integrante de Memoria Feminista, feministas autónomas, he reflexionado junto con todas, que el Feminismo que queremos es:

• Destrucción del Patriarcado en todas sus formas: ni mejoramiento ni “humanización”:
o Destrucción de los Capitales en manos de privados.
o Destrucción de todas las dinámicas mercantiles que compran, venden, arriendan, controlan los cuerpos y las existencias de los seres.
o Destrucción de todas las dinámicas que compran, venden, arriendan, controlan los potenciales reproductivos de las mujeres y hombres, los potenciales sexuales de las personas.
o Destrucción de todas las dinámicas que compran, venden, arriendan, controlan los potenciales de fuerza de trabajo de los seres en general.
o Destrucción de la propiedad privada sobre la tierra, los territorios, el agua, los minerales; sobre todos los recursos económicos y riquezas mundiales.
o Destrucción de todas las lógicas de dominio: sexuales, heterosexuales, étnicas, políticas, racionalistas, adultocéntricas, androcéntricas, antiecológicas, industriales, culturales (si una tradición tortura, comete crímenes, comercia con seres, la deploramos y la rechazamos).

• Construcción de una sociedad horizontal donde todos los seres sean valorados igualmente:
o Creemos en el valor y derechos de los seres por el sólo hecho de haber nacido, estar vivos, sentir, desear, necesitar...
o Construcción de una sociedad donde todos los seres deberán tener espacio en el mundo, por el sólo hecho de haber nacido –de haberse separado del cuerpo de la madre, de haber sido paridos y paridas y tener un cuerpo propio-.
o Donde el espacio de cada ser sea un espacio físico, económico, psicológico, amoroso, emocional, de cuidados y autonomía sin diferenciación por sexo, genitalidad, deseos eróticos, etnia, humanidad o animalidad (13).

• Construcción de procesos antipatriarcales, trasgresores y revolucionarios con aquellas y aquellos que son como nosotras:
o Una construcción que camina sin día “D”, sin “Toma del Palacio de Invierno”, y sin vanguardias que se arroguen lo que queremos y pensamos las distintas comunidades rebeldes y resistentes de la humanidad.
o Hemos trabajado políticamente en ese camino, con encuentros y desencuentros con otras feministas autónomas, lesbianas feministas, grupos de mujeres autónomas, activistas contra la violencia hacia las mujeres, activistas por el aborto libre y gratuito.
o Hemos trabajado también con colectivos antineoliberales, anticapitalistas, grupos autónomos mapuche, activistas contra la tortura, activistas por los derechos a la dignidad de todos los seres y contra la depredación de la tierra.
o Creemos firmemente en una política de alianzas que involucre procesos políticos con feministas autónomas, lesbianas feministas, feministas radicales, feministas anarquistas, feministas socialistas, grupos de mujeres pobladoras, trabajadoras, y otros grupos de mujeres que hacen movimiento con una mirada desde las mujeres, su problemas, necesidades y propuestas.
o También creemos en una política de alianzas en coyunturas y procesos (si se da el caso de tener mínimos comunes) con diversos colectivos y grupos autónomos: mapuche, libertarixs, defensorxs de los derechos humanos, anarquistas, okupa, ecologistas, animalistas.

• Construcción de una Propuesta ética coherente con lo que pensamos y proponemos…

Sobre los movimientos sociales y sus dinámicas:
o Los movimientos No feministas son eminentemente masculinos en sus formas y fondos, más allá de sus buenas intensiones de No Ser Patriarcales.
o Sus dinámicas de trato entre los individuos son, a veces, hasta humillantes de unos a otros
o Sus lenguajes son masculinos en lo superficial y en lo profundo -hablan en masculino casi todo el tiempo y mayormente haciendo discursos, bajando la línea, mostrando La Verdad; al pie de la letra de los clásicos del marxismo, del leninismo, del trotskismo, del anarquismo, etc.-.
o La expresión de su emocionalidad en política –reuniones, foros, encuentros, acciones callejeras, marchas- es paternalista y/o agresora: humillan, burlan, usan el poder de los discursos aprendidos, de hablar más fuerte, de mostrarle a las mujeres que lo que ellas dicen, viven y hablan, son cotidianidades menores… O se autoperciben como protectores y/o defensores de las mujeres.
o En ocasiones, se ríen avergonzados o prepotentemente (según sea el estilo del oidor) de las afirmaciones políticas feministas.
o A menudo, gritan consignas homofóbicas y misóginas en la calle.
o Entre muchas otras cosas, dan espacios parecidos a rincones para lo que identifican como “la cuestión de género” o “de mujeres”, y aunque gocen de la presencia de mujeres en sus movimientos, éstas aceptan esas reglas y aunque sean muchas, parecen intervenir poco en las discusiones políticas con las dinámicas ya descritas.
o También sabemos -porque lo hemos vivido- que en sus vidas privadas, integrantes de movimientos sociales masculinos –no tenemos estadísticas, sólo experiencias y testimonios- actúan como agresores de sus parejas mujeres y de sus parejas homosexuales. Es una realidad que no desconocemos ni negamos ni invizibilizamos y que también denunciamos activamente en la calle en nuestras acciones, declaraciones y volantes.

Sobre los movimientos feministas
o Junto con ello, consideramos que los movimientos feministas no son la panacea –incluidas nosotras- de “mujeres nuevas”, ni que podamos definirnos como movimientos “No machistas”, “libres de lógicas patriarcales”.
o Sí creemos que las feministas nos diferenciamos por ser movimientos integrados por mujeres y porque uno de los procesos políticos más sentidos y subrayados al interior de nosotras mismas, es el de ir desarmando lógicas y conductas patriarcales entre nosotras y hacia fuera, y buscar otras maneras de relacionarnos en lo privado y en lo público.

Tomadas en cuenta las ideas recién señaladas, cuando asumimos actuaciones políticas de denuncia de persecuciones y medidas políticas racistas, sistémicas, policiales, fascistas –contra mapuche, okupa, anarquistas, defensores de los derechos humanos, artistas y otros actores sociales- lo hacemos con la convicción de que no es un simple “acto de solidaridad”, si no que es un acto político comprometido con lo que pensamos y proponemos para el mundo, es decir un acto político coherente con nosotras mismas, ineludible para quienes oponen al Patriarcado, el feminismo revolucionario.

• El feminismo en que nos movemos es política, acción y propuesta desde las feministas para toda la humanidad.

o Surge desde los cuerpos y vivencias de las mujeres y las lesbianas, a partir de su cotidiano, de sus experiencias en la dicotomía en que somos instadas a vivir entre lo público y lo privado, y a partir de nuestras rebeliones y resistencias al sometimiento y a las opresiones que experenciamos por haber nacido con un cuerpo con genitales femeninos.
o El feminismo es una política desde las mujeres y las lesbianas y su autoconciencia rebelde, que se vive día a día y se construye en la resistencia a las adjudicaciones que nos hace el poder patriarcal.
o Es una política desde las mujeres feministas y desde lesbianas feministas que incluye propuestas revolucionarias y radicales para toda la humanidad.
o Desde una perspectiva ético-racional muchas personas, independiente de su sexo y genitalidad pueden ser feministas, sin embargo, el feminismo lo hacemos mujeres feministas y lesbianas feministas, viviendo desde nuestra propia humanidad concreta y desde nuestras subjetividades, la experiencia de ser quienes somos en el Patriarcado.
o Seguimos eligiendo -hasta este momento de nuestros procesos- colectivas feministas sin la participación de hombres en ellas, ni de homosexuales y/o trans (hablamos de nuestra realidad local). Y esta mirada no excluye –como ya fue planteado en el punto anterior- alianzas, coordinaciones, acciones, reflexiones, encuentros con grupos y movimientos mixtos, homosexuales y trans.

• El feminismo al que adscribimos asume la interrelación de sexo-clase-etnia-erotismo y deseo.
o El feminismo desde nuestra mirada no es solamente “una cuestión de clase”, tampoco solamente “una cuestión étnica”, tampoco solamente “de preferencia sexual” –y no es que No contenga todo eso-.
o El feminismo para nosotras es una cuestión política, de acción y propuesta de mujeres y lesbianas, feministas, desde sus construcciones en resistencia y rebeldía al Patriarcado en el mundo público y privado desde su cuerpo sexuado y materialmente genital.
o La vivencia sexo-clase-etnia-elección erótica, es una constante en la vida de las mujeres y lesbianas feministas latinoamericanas y caribeñas –y no son sus únicas identidades-. Ninguna escapa al mestizaje, tampoco a diversas pobrezas con que se presenta el patriarcado en nuestras vidas, ni tampoco a opciones, elecciones u orientaciones sexuales –o como quieran llamarle- que traen la consecuencia de ser leída por los demás como hetero o lesbiana.
o La vivencia sexo-clase-género-elección erótica, es transversal. No buscamos negarla. Intentamos actuar políticamente siendo coherentes con esas identidades fundidas en cada una. No vamos a renunciar a ninguna, ni colocar como prioritaria a ninguna de ellas. No vamos a fragmentarnos nuevamente y a quedar otra vez a merced de las lecturas masculinas que hacen de nosotras, desde fuera, los teóricos, ideólogos, políticos, filósofos, sociólogos, etcétera…

• La autonomía:
o Es una definición importante.
o No pasa sólo por el dinero, si no por mantener, como individua y como organización, la autonomía ante todas las instituciones: como colectiva, como individua, como postura y mirada política.
o No respondemos, ni creamos ni accionamos a partir de los estatutos de ningún partido, o de las definiciones de financiamiento o de políticas de ninguna institución.
o No accionamos en la vida privada ni en la pública para encontrar la aprobación de los demás, o ser aceptadas, o ser recibidas o permitidas. No esperamos ser aceptadas entre las elegidas por caudillas ni caudillos. Ni ser nombradas como exitosas, privilegiadas, brillantes, mejores… porque cualquier nombramiento no es más que una definición externa a nosotras mismas.
o Entre otras cosas, asumimos el activismo en la calle y sin permiso como lo venimos haciendo en el feminismo autónomo chileno desde los años 90 y en la Memoria desde 2004.
o Nunca hemos pedido permiso a nadie para estar en la calle.
o No necesitamos “recuperar la calle” como rezan algunos llamados, porque nunca nos hemos ido de ella. Y seguimos creyendo que es uno de los lugares donde encontrarse con las demás.
o No nos ponemos la camiseta del patrón, sea éste una empresa privada, el estado, una ONG u otra institución. Trabajamos en ella si nos da trabajo para poder sobrevivir. La respetamos si las personas en ella se portan respetables y respetuosas, nos vamos de ella si nos obligan a elegir entre la espada y la pared porque no aceptamos ni una ni la otra y sólo buscamos aceptarnos a nosotras mismas sabiendo dónde colocamos el límite entre la dignidad y la humillación. No somos buenas esclavas y si alguna vez lo fuimos ya escapamos del territorio esclavista.
o No pedimos permiso a nuestra organización para escribir, para decir, para trabajar donde trabajemos, para formar pareja, para enamorarnos, parir o abortar, para viajar, irnos o cambiar de vida. Pero contamos con nuestras compañeras y amigas feministas para no estar solas en todos esos caminos dolorosos y gozosos.
o A pesar de que nos lo han prohibido las leyes y reglas morales patriarcales, todas hemos abortado cuando hemos querido. Hemos sido infieles a los hombres, hemos terminado convivencias y nos hemos enamorado de mujeres cuando hemos sentido deseos de hacerlo.


Cierre: Ya desmitificamos la “Liberación de la Mujer”, ahora vamos por el “Género”
En su momento lo mismo que sucede hoy con el “Enfoque de Género” sucedió con la llamada “Liberación de la Mujer”, fue otro caballo de Troya que nos vendieron, y que llegó a lo mismo que el famoso enfoque:

• Destapes –que sin dejar de ser un derecho de cada una que quiera destaparse cómo quiera, cuando quiera y con quién quiera- significaron más objetivación de los cuerpos de las mujeres, arrastrando a las niñas y los niños en esa mirada pedófila (que es patriarcal ya que usa los cuerpos jóvenes o infantilizados en sus imágenes eróticas y abusivas).
• También modelos de mujer y de belleza que ocultan a la mayoría de las mujeres No Blancas y con cuerpos indígenas, latinos, asiáticos o afro, tras una mirada anorgásmica, misógina (de modistos –rara vez de modistas-); o tras una mirada farandulera comunicacional postmoderna, que produce bulimias, anorexias, obsesiones por cirugías e implantes: más violencia psicológica contra las mujeres.

Hoy, el Enfoque de Género institucionalizado
• También Cuotas políticas en gobiernos, ministerios, partidos, y otras instituciones para mujeres que llamo buenas esclavas que hacen la misma política patriarcal de siempre a costa de su condición de mujeres y sin nada de mirada política feminista o movimientista de mujeres, y que cuando la han tenido en tiempo pasado, la pierden a cambio de su cuota de poder patriarcal.
• Mujeres militares, mujeres que marchan - hasta torturadoras o colaboradoras de torturadores…
• Mujeres presidentas que practican políticas racistas, genocidas, neoliberales, sexistas, homofóbicas, antiabortistas, paternalistas (ejemplos: Bachelet, Thatcher, Kirschner, Condolezza Rice)

“Mis esperanzas también se dirigen hacia ese objetivo, pero sostengo que la emancipación de la mujer, tal como se la interpreta y aplica hoy, ha fracasado. Ahora la mujer se enfrenta a la necesidad de emanciparse de la emancipación, si realmente quiere ser libre”. (Emma Goldmann, La Tragedia de la Emancipación de la Mujer (1ª mitad de siglo 20)
“HACEMOS MEMORIA: En el año 96, en el VII Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe en Cartagena (Chile) muchas decidimos "apellidarnos" AUTÓNOMAS.
Ya no era posible no explicitarse contra la institucionalización del Feminismo, la cooptación de nuestras ideas, y la invisibilización de nuestras elaboraciones”.
Memoria Feminista, feministas autónomas, Feministas Autónomas contra el Patriarcado y por revolucionar la Vida sin Día "D". LA REVOLUCIÓN ES AHORA, HOY, ACÁ...
http://feministautonoma.blogspot.com/
Victoria Aldunate Morales
Memoria Feminista, feministas autónomas
Referencias
1. Kate Millet, activista y escritora feminista, además de escultora, nació en 1934, en EE.UU., St Paul, Minnesota, estudió en la Universidad de Minnesota, en St.Hilda, Oxford Columbia, Nueva York. Vivió en Japón con su pareja por algunos años, un colega escultor, Fumio Yoshimura. En los años 70, publica “Política Sexual”. En 1966 fue parte del comité NOW (National Organisation for Women, Organización Nacional para Mujeres), en 1979 fue a Irán a trabajar por los derechos de las mujeres y fue expulsada. En 1994 publica La Política de la Crueldad. Los postulados principales de Kate Millet estarán dirigidos a reflexionar sobre las causas de la desigualdad y de la opresión de los hombres sobre las mujeres. En Política Sexual, busca el origen de la desigualdad, propone la libertad sexual, la re-organización de las tareas domésticas, analiza el papel de la mujer en el mercado de trabajo y desenmascara lo que ha sido la extracción de apoyo emocional a las mujeres desde los hombres, fenómeno que nos difumina a unas y refuerza el ego masculino de los otros. Un aporte fundamental para el feminismo de Kate Millet, ha sido el concepto de patriarcado como política sexual. Su manera de desarrollarlo no es antropológica, ni exclusivamente psicológica, si no y por sobre todo política de política feminista. Afirma que el patriarcado, en su sentido radical, de igual forma subordina al varón joven bajo la jerarquía del varón adulto. Es decir, lo que define el patriarcado es la separación y diferenciación de jerarquías, pero ello no debe desconocer que el modelo de dominación es el de mujeres oprimidas por el colectivo de varones.
2 y 8. Hilando Fino, desde el feminismo comunitario, Julieta Paredes, Bolivia
3. Memoria Feminista, tríptico de presentación
4. “¿Por qué es necesario seguir siendo feminista? que no nos cuenten más historias (emakume internazionalistak)”, ponencia encuentro de organizaciones sociales, País Vasco, 2006
5. La teoría de los géneros. María Milagros Rivera Garretas
6. Recurrente análisis que hacen los discursos de derecha en Chile sobre el golpe de Estado del año 1973 y que en la práctica se expresa en que en realidad, los culpables andan libres, están en trabajos militares o funcionarios y no ha habido verdaderas acciones tomadas a nivel de gobiernos de la Concertación para esclarecer ni siquiera la verdad sobre los casi 400 compañeros y compañeras lanzados al mar por las policías secretas de el pinochetismo. Lo que se dice generalmente es que fue una “guerra” (que recuerda la estúpida idea de la “La Guerra de los Sexos”) y también que los izquierdistas y las izquierdistas llevaban al país a la debacle por lo cual la derecha estaba siendo víctima también, entonces “todos somos responsables: ningún culpable”.
7. Entrevista a Julieta Paredes, “Julieta Paredes: "Feminismo Comunitario es Feminismo Revolucionario" Victoria Aldunate Morales, kaos en la Red, sección Chile (www.kaosenlared.net)
9. Ver: “Autobiografía de una mujer emancipada”. (Alexandra Kollontai). Luxemburgo, Rosa (1913), La acumulación del capital, México: Grijalbo (1967) y Zetkin, Clara (1907), La cuestión femenina y la lucha contra el reformismo, Barcelona: Anagrama (1976), entre otras
10. Para saber más remitirse a las memorias de VII Encuentro Feminista Latinoamericano y Del Caribe en Cartagena de Chile, en 1996, también estar al tanto de los encuentros autónomos hechos en Latinoamérica y el Caribe (ELFLAC 2007), y del que se hará en México en marzo 2009.
11. Remitirse a conceptos como: Capital Social, Desarrollo sostenible, Políticas de alivio de la pobreza, etc.
12. Hablamos sólo de los programas y proyectos institucionales $hilenos de los poderes locales y estatales (políticas públicas) que no hacen mención al Ser Lesbiana. Sabemos que el mundo considerado desarrollado trabaja arduamente en políticas públicas que supuestamente “beneficiarían” a lesbianas y trans. Y por otro lado, consideramos que mundialmente, la industria cinematográfica estadounidense (por ejemplo) se ha encargado de producir seriales livianas y patriarcalmente eróticas –muchas veces, otras no- para “incluir”, “insertar” a las lesbianas en las imágenes postmodernas. Imágenes que por lo general, no dan cuenta de cotidianidades, pobrezas, reflexiones políticas de las lesbianas.
13. Espacio en el mundo y postura ética 2003 ¿

Otras Fuentes:
• Todas los escritos, panfletos, declaraciones públicas, trípticos, manifiestos, artículos de Memoria Feminista.
• Nombrar el mundo en femenino. Rivera Garretas, Mª Milagros. Barcelona (1994). Edit. Icaria
• Engels, Friedrich (1884), El origen de la familia, la propiedad privada y el estado, Barcelona: Planeta, (1986).
• Artículo: La Violencia de la Globalización de Vandana Shiva Publicado en www.nodo50.org/mujeresred, Año 2003
• "Los cautiverios de las mujeres: madresposas, monjas, putas, presas y locas”. Marcela Lagarde, Ediciones UMéxico. Año 2003.
• La Violencia en Casa. Marta Torres Falcón. Editorial Paidos, Buenos Aires, 2001.
• La Obsesión de Lilith: No Más Violencia contra las Mujeres. Escrito de Victoria Aldunate Morales, 2008 (kaos en la red, De Igual a Igual, La Haine, entre otros).

miércoles, 28 de enero de 2009

A PROPÓSITO DEL LOS ENCUENTROS FEMINISTAS 2009, UNO AUTÓNOMO Y OTRO INSTITUCIONAL....



SOBRE AUTONOMÍAS*
Intentaremos hablar de Autonomías desde la vida de todos los días, la cotidiana, y también desde el rescate de algunas historias de mujeres y hombres que parecen importantes, no como “vidas célebres”, pero sí como denunciantes de aquellos manejos dependientes que son los que crean la muerte, la pobreza y el dolor de la mayoría de mujeres, niñas, niños y hombres de nuestros pueblos. A ello y a todo el patriarcado, nosotras respondemos con feminismo autónomo. Nos rebelamos, resistimos, denunciamos y no negamos todas las opresiones que encierra el patriarcado, de las cuales un flagelo criminal es la pobreza que hoy nos afecta de manera directa, ya que somos las más pobres de los empobrecidos.

EL ECONOMICIDIO DE UNA MUJER
Jeannette Sanhueza González, de 34 años, fue encontrada muerta en su casa en Collipulli, en calle El Bosque pasaje 2 de la población Michigan. Murió por vómitos, luego de emborracharse.
Estaba viuda, tenía 5 hijos(as) de entre 3 y 17 años de edad, los más pequeños de 3 y 5 años vivían con ella, 3 estaban internos en un Hogar de Menores porque no los podía mantener… (1)

A Jeanette no la mató el femicidio, sino otro tipo de homicidio:

La Pobreza producida por los Ricos del Mundo en complicidad con todas las instituciones mundiales que los apoyan con leyes y tratados…

La de Jeannette fue una muerte evitable como la de millones de muertes de mujeres, niñas, niños y hombres en el mundo…

¿Por qué el eje autonomía vs. Pobreza?
Porque no es la autonomía por la autonomía. No es la autonomía por el gusto de presentarnos como unas heroínas y hacernos la vida más difícil –aún- en nuestros trabajos, en nuestros discursos, en estos encuentros…

Como analizamos la situación actual, el empobrecimiento de las mujeres surge de una realidad en que los estados aceptan ser administradores de las leyes, reglas y tratados que benefician las ganancias crecientes de las trasnacionales y venden al mejor postor las riquezas de los territorios en los que vivimos diversos pueblos y comunidades.
Así sucede hoy en Chile, el llamado “laboratorio” del neoliberalismo, país que es valorado por las instituciones mundiales y locales –Estados, gobiernos, bancos, tratados de libre comercio, etc.-como una “economía pujante” con altas cifras macroeconómicas y que cumple de esa manera con defender los intereses de los ricos.

Desde las cifras microeconómicas o mejor, desde la vida cotidiana en lo privado y en lo público, nosotras constatamos que vivimos en la dependencia económica de una sociedad de mercado que opera en nuestros cuerpos de mujeres y lesbianas interrelacionándose con la etnia, la edad, el territorio en que vivimos, para oprimirnos aún más y cerrándonos las puertas a la autoliberación que proponemos las feministas. Dicho de otra manera, el ser mujer, la pobreza, la pertenencia étnica, la edad, las elecciones sexuales de las mujeres se unen en una transversalidad patriarcal que nos empobrece, nos niega, nos asesina, nos tortura, nos destroza, nos victimiza, nos criminaliza, nos prostituye, oprimiéndonos de variadas maneras, y este fenómeno que a nuestro entender no son partes que se separan ni se diseccionan, si no un todo, se basa en el sistema jerárquico de opresiones llamado por el feminismo de Kate Millet, otras -y nosotras-: Patriarcado.

Los intereses de las feministas nunca han sido los intereses de los ricos del mundo. Tampoco han sido los del mundo blanco que se presume superior. No han sido nunca los intereses de los que llevan adelante las guerras -todas guerras de rapiña-. No han sido los intereses de los colonialistas ni de los imperialistas. Ello porque nuestra propuesta ha sido terminar con todas las jerarquías, de cualquier tipo, con el sexismo, con la heteronormatividad, el adultocentrismo, el ideal de belleza y éxito centrados en “lo joven”, “lo blanco”, “lo occidental”, “lo exitoso”, en el poder, y terminar con todos los moldes que opriman y exploten tanto a mujeres como a hombres de todas las edades y en cualquier territorio.

Así, apostamos a las autonomías, hoy, en nuestros territorios latinoamericanos y caribeños que apuntan a la destrucción revolucionaria del patriarcado. El patriarcado encierra no sólo la opresión de las mujeres por ser mujeres, si no, la opresión de las mujeres por vivir en ciertos territorios, por pertenecer a ciertas etnias, por asumir ciertas posturas político sexuales. Creemos que hace falta una resistencia activa de todas y de todos y que mientras organizaciones integrantes de movimientos sociales -especialmente de movimientos feministas y de mujeres- se hagan cómplices del sistema, entregando ideas, elaboraciones, experticias, alivianando los conceptos para que “no suenen feministas”, poniéndose las camisetas patronales de las instituciones que sostienen la administración del neoliberalismo, no hay esperanza de derrotar el patriarcado.

Queremos destruir el patriarcado, todos los días, sin día “D”, sin vanguardias, sin partidos políticos, sin líneas políticas desde las alturas, sin caudillos ni caudillas, sin dueñas del feminismo ni de la autonomía: destruir el patriarcado y construir procesos horizontales políticos, sexuales, económicos, sociales, culturales, para toda la Humanidad.

No creemos en la humanización del patriarcado en ninguna de sus formas, entre ellas: el Capitalismo y su nueva propuesta, el Neoliberalismo…
Nuestra opción es por la autoliberación. Sabemos que no descansa sólo en la economía, sabemos que la autoliberación tiene que ver con la conciencia y estamos seguras que también tiene que ver con el cuerpo de las individuas e individuos, y con las maneras en que se autoorganicen las comunidades. También afirmamos que el orden actual nos está matando, antes que a nadie, a las mujeres, las niñas y los niños…

Así, afirmamos que la autonomía es coherente con la autodefensa y con la defensa de la vida de toda la humanidad, no sólo de las mujeres. Defendernos, resistirnos, rebelarnos al patriarcado y a sus manejos económicos es también Autonomía.

MUERTES EVITABLES
En el mundo pobre, el nuestro, las mujeres y niñas se mueren de malaria, pulmonía neonatal, parto prematuro y asfixia en el nacimiento. Seis enfermedades contra las que existen métodos de prevención, pero causan anualmente más del 70 % de las 10,6 millones de muertes de niños y niñas en el Tercer Mundo.

Escondida tras esas 6 enfermedades se encuentra la desnutrición, es decir el HAMBRE. (2)
Una de las últimas “Cumbres Contra el Hambre” promovida por la FAO, Organización para la Agricultura y la Alimentación, fue en Roma, el 10 de junio de 2002, y contó con la asistencia de cuatro mil delegados de 184 países… Los puntos a tratar fueron los mismos de 1996 porque nada ha cambiado. El gran descubrimiento: hay 815 millones de hambrientos en el mundo…

LA POBREZA DISPARA CONTRA LAS MUJERES…
Dentro del hambre, pobreza y discriminaciones económicas, las mujeres llevan la delantera como “objetivos” o “blancos”… Los abusos contra mujeres y niñas trabajadoras domésticas en todo el mundo, que proceden de diversos países, e incluso de EE.UU. (3) son muchos, algunos enumerables.

• Maltrato físico
• Abusos sexuales
• Confinamiento forzado
• Impago de salarios
• Negación de alimentos
• Negación de atención en salud
• Exceso de horas de trabajo sin días de descanso

¿Qué tienen en común mujeres y niñas, trabajadoras domésticas de distintos países del mundo? Son mujeres y pobres. Los gobiernos, parlamentos, senadores y diputados las excluyen de las protecciones laborales, y no controlan las prácticas de discriminación contra ellas.

Sucede que todas esas autoridades tienen empleadas, sirvientas, trabajadoras del Hogar, nanas, chicas de mano -o cómo quieran llamarles- y se resisten a renunciar a la esclavitud probablemente por su incapacidad para llevar adelante la vida cotidiana. Nos aventuramos a pensar y reflexionar que no pueden llevar adelante la vida cotidiana porque además de despreciarla, además de imaginar que el trabajo de la casa “no es nada”, “no es trabajo”, no aprendieron a hacerlo, y como están dedicados al mundo público que les proporciona el poder y el dinero para controlar a otras y otros, no alcanzan a hacer lo cotidiano que requieren para sí.
Su individualismo es tan grande que tampoco son capaces de asumir que con una reglamentación ética dentro de las reglas de las comunidades cada trabajo puede llegar a ser digno, un alivio y apoyo de unas y unos, a otros y otras… En definitiva, prefieren seguir sosteniendo el control sobre sus esclavas y lo hacen con crueldad y cinismo, sin legislar -aunque podrían- a favor de las mujeres que les llevan adelante el servicio doméstico. Servicio doméstico que les crea gran parte de las condiciones para hacer su vida diaria en el mundo público y privado.

Situaciones como estas, comparten un origen común que tiene que ver con un ordenamiento económico a favor de unos y en detrimento de otras. En el caso de $hile, el “laboratorio” del neoliberalismo en América Latina –denominación que enorgullece a los gobiernos de la Concertación y la Derecha (más derechista que ellos)- nos encontramos con que la pobreza disfrazada de desarrollo arroja cifras alarmantes, incluso en sus estadísticas institucionales y falseadas:

BRECHAS DE INGRESO EN $HILE
• La diferencia entre el 10% de los hogares más pobres y el 10 % de los hogares más ricos, en $hile, es igual a 40 veces.

• El 61% de los beneficios del crecimiento económico se queda en 1,4 millones de chilenas y chilenos. El 39% restante del crecimiento económico se reparte entre 12,6 millones de chilenos

• La persona pobre accede a ½ CAB –canasta básica mensual- mientras la persona rica accede a 48 CAB mensuales...

PERFIL DE LA POBREZA EN $HILE: PERFIL FEMENINO
• Familias más numerosas
• Allegadas
• Más hijas e hijos
• Las mujeres pobres de entre 35 y 39 años, tienen en promedio 1 hijo más, que las mujeres del quintil más rico.

Mujeres pobres es igual a Madres solas. Las mujeres solteras que son madres y pobres son el doble de las mujeres en esa misma condición, pero del quintil más rico.

Y… ¿CÓMO SE MIDE LA POBREZA EN $HILE?
Calculando el valor de una Canasta Básica Alimentaria, CAB, y calculando los $ por cabeza en cada familia. La línea de pobreza, según MIDEPLAN –Ministerio de Planificación- está bajo $43.712 (US$ 87, 429) mensuales por cabeza en zonas urbanas y $29.472 (US$ 58.944) mensuales en zonas rurales (4).

Según MIDEPLAN, una familia deja de ser pobre cuando aumenta sus ingresos en 6 mil pesos (US$12). O sea, la familia que gana US$ 87 (por cabeza), disque deja la pobreza cuando comienza a ganar US$99 (por cabeza). Entonces, las familias que ganan más de US$ 99, ya no son pobres, pero tampoco ricas (?)…

¿Qué son? ¿Clase media?

El Ministerio de Planificación $hileno, desorienta, seamos autónomas de MIDEPLAN, no le creamos. No hay clase media, las pobrezas son muchas… El hambre, la pobreza, no son inevitables ni inamovibles, pero acompañan al patriarcado desde la antigüedad, y en $hile son acompañadas, claramente, por los gobiernos de la Concertación herederos de la política económica del pinochetismo, que ellos han profundizado sin remordimientos.

HAMBRE Y POBREZA EN EL MUNDO Y EN $HILE, SON SINÓNIMOS DE:- Políticas de “Libre Comercio”
- Monopolios de Trasnacionales
- “Ajuste estructural” (idea del banco mundial)

Pobreza, en todo el mundo, hoy es sinónimo de Globalización de la Economía y de los gobiernos cómplices –como la Concertación $hilena- que no se resisten y colocan medidas que llaman “proteccionistas”.
La globalización de la economía está causando nuevas formas de esclavitud como por ejemplo el llamado “turismo sexual”… La Globalización de la Economía es una guerra contra la naturaleza: depreda los mares, es una guerra contra las mujeres, sus hijas e hijos, las más pobres de los pobres, impone el comercio de unos pocos por sobre la vida humana y la justicia social.

¿QUE SOMOS GLOBALOFÓBICAS?: ¡SÍ!
Así nos han dicho y lo aceptamos. Las empresas globales quieren transformar, y ya han transformado en su propiedad privada: el agua, los bosques, las playas, los mares, las semillas, las plantas, los animales, el petróleo, los minerales, los diamantes, la industria farmacéutica (los medicamentos), y ¡hasta los genes humanos!

¿Cómo lo está haciendo?
Por medio del “Acuerdo sobre la Propiedad Intelectual en el Ámbito Comercial” (DIPs) de la Organización Mundial del Comercio, que obliga a los gobiernos a ceder derechos de exclusividad, de patente y de monopolio a la industria global.

¿Quienes son la industria global?
Los 200 grupos económicos transnacionales más ricos del mundo que no alcanzan a dar trabajo al 0,7 % de la mano de obra mundial, y que, entonces, solo se dedican a acaparar la riqueza porque ni siquiera dan trabajo, (el poco trabajo que hay lo dan los pequeños comerciantes y empresas nacionales menores).

El famoso “acuerdo...” (DIPs) de la Organización Mundial del Comercio:

• Impide a las industrias nacionales producir medicamentos a bajo costo para que no compitan con los medicamentos patentados por la industria global.

• Impide a los estados proteger a la población de cobros excesivos de agua, luz, teléfono, combustibles, porque la empresa global no obedece leyes nacionales.

• Impide a los gobiernos proteger a las y los consumidores de diversos abusos de las empresas privadas en general y especialmente de las globales, porque hay libertad de comercio o libre mercado y esto es más fuerte que la democracia que tenemos.

• Impide a los estados defender los conocimientos científicos nacionales de ser patentados por la industria privada transnacional.

• Impide a los países proteger los conocimientos milenarios de los pueblos indígenas de ser patentados por la industria global.

• Impide a los estados regular los experimentos genéticos (5).

GLOBALIZACIÓN DE LA ECONOMÍA, ES CHIPE LIBRE PARA EMPOBRECERNOS
Es bueno revisar quiénes son los que manejan la economía global. Por ejemplo, Paul Wolfowitz, el presidente del Banco Mundial, que tiene un currículo interesante:

• Teórico ultraconservador -dicen que obsesionado con Irak desde hace años-.
• Creador de la idea de “intervención preventiva” en países-amenaza para EE.UU.
• Creador de la idea de “armas de destrucción masiva del régimen de Irak”

Con Reagan fue secretario asistente del Estado para los asuntos de Asia Oriental y embajador en Indonesia, y dio ayuda militar a todos los dictadores como Chun Doo-Hwan – que masacró a centenares de manifestantes en la ciudad de Kwangju en mayo de 1980- en Corea del Sur, a Ferdinand Marcos de Filipinas, a Suharto en Indonesia…

DECLARACIONES DE PAUL WOLFOWITZ:
En un estudio auspiciado por el Pentágono afirmó que “EEUU debe consolidar su predominio en el mundo, impidiendo que las naciones industriales avanzadas desafíen su liderazgo”.

Es el “arquitecto de la guerra en Irak”: Cuando le preguntaron en junio de 2003 por qué atacar a Irak y no a Corea del Norte por ejemplo, donde también se supone posesión de armas de destrucción masiva, contestó: “Es sencillo. La mayor diferencia entre Corea del Norte e Irak es que económicamente nosotros no teníamos otra opción en Irak… El país nada sobre un mar de petróleo”…

LA PROPUESTA DEL BANCO MUNDIAL AL TERCER MUNDO:
Para revertir la situación de pobreza y desigualdad en América Latina hay que aumentar la inversión en infraestructura (¿?)

Danny Leipziger, Director de Finanzas, Sector Privado e Infraestructura del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, dice que: "América Latina y el Caribe necesita invertir mucho más en infraestructura para incrementar los niveles de ingresos y mejorar la equidad".

Paul O’neill, Secretario del tesoro estadounidense, dijo unos meses antes de la Cumbre contra el Hambre: “Dios no creó el mundo con un crecimiento económico limitado”. Es decir se acomoda en Dios, pero su cristiano país entrega sólo US$ 10 mil millones en “ayuda al desarrollo de los más pobres”, cifra que según las propuestas de la ONU y de la FAO, debería estar por los US$ 70 mil millones. Es más, el Item solidario de EE.UU. va a Israel y a Egipto convertido en ayuda militar.

¿QUÉ TANTO INTERÉS EN LA INFRAESTRUCTURA?
John Perkins -y no es chiste que se llame “perkins”-, estadounidense y “sicario económico”, como él mismo se autodefine le explicó a la locutora Amy Goodman del programa “Democracy Now” de la National Public Radio, en Estados Unidos, lo de la infraestructura: “La compañía para la cual trabajé se llamaba Charles T. Main, de Boston, Massachussets. Éramos alrededor de 2 mil empleados y yo era el economista principal. Terminé teniendo 50 personas en mi equipo, pero mi verdadero trabajo fue el de hacer tratos, dar préstamos a otros países, enormes préstamos, mucho mayores de la que ellos podrían devolver.
Una de las condiciones de un préstamo, digamos de unos Mil millones de dólares, a un país como Indonesia o Ecuador, era que este país tendría que dar 90 % del préstamo a empresas estadounidense para construir infraestructura. A empresas como una Halliburton o una Bechtel. Eran grandes. Esas empresas entonces entraron y construyeron un sistema de energía eléctrica o puertos o autopistas, y estos proyectos básicamente servían sólo a algunas de las familias más ricas de esos países. La gente pobre de aquellos países quedaba clavada con esta asombrosa deuda que no podrían devolver.
Un país como Ecuador hoy debe destinar más del 50 por ciento de su presupuesto nacional sólo para pagar la deuda. Y no puede hacerlo. Lo tenemos con el agua al cuello. Entonces, cuando queremos más petróleo, vamos a Ecuador y le decimos: Mire, no puede pagar sus deudas, pues entregue sus bosques amazónicos, que están llenos de petróleo, a nuestras compañías petroleras".

Y sigue su confesión… “Y hoy estamos entrando y destrozando la Amazonía, obligando a Ecuador a entregárnosla porque acumuló tanta deuda. Hacemos un préstamo enorme, la mayor parte del cual vuelve a Estados Unidos, el país queda con la deuda más los intereses, y básicamente ellos se convierten en nuestros sirvientes, nuestros esclavos. Es el imperio. No hay que equivocarse. Es un inmenso imperio, y ha sido muy exitoso” (6).

- ¿Puede explicarnos cómo murió Torrijos?, le pregunta Amy Goodman en su entrevista…

- Omar Torrijos, el presidente de Panamá, había firmado el Tratado del Canal con Carter ... y usted sabe que nuestro Congreso lo ratificó por un solo voto… Torrijos entonces se adelantó a negociar con los japoneses para construir un canal al nivel del mar, ellos querían financiar y construir un canal al nivel del mar en Panamá. Esa negociación molestó mucho a la empresa Bechtel, cuyo presidente era George Schutz y su consejero mayor Caspar Weinberger. Cuando echaron a Carter, perdió las elecciones y entró Reagan. Reagan entró con Schutz como secretario de Estado y con Weinberger como secretario de Defensa, que estaban muy enojados con Torrijos. Intentaron convencerlo de renegociar el Tratado del Canal y no hablar con los japoneses. El se negó rotundamente. Era un hombre de principios. Tenía sus problemas, pero era un hombre correcto. Un hombre asombroso, Torrijos. Entonces murió en la caída de un avión en llamas, conectado a una grabadora con explosivos dentro, que ... yo estaba allí, estaba trabajando con él. Sabía que nosotros, los sicarios económicos, habíamos fracasado. Sabía que los chacales se acercaban. Y acto seguido, explotó su avión con una grabadora conteniendo una bomba. No cabe duda de que fue organizado por la CIA y muchos investigadores estadounidenses llegaron a la misma conclusión. Por supuesto, nunca nos enteramos de eso en nuestro país (7).

Así se teje la dependencia y la pobreza de nuestros países por tipos que ni nos enteramos lo que hacen…

Y ¿QUÉ ES UN “SICARIO ECONÓMICO”?
Alguien, según confiesa este “Perkins” a quien “…enseñaron a reforzar el imperio estadounidense. A crear situaciones donde el máximo número de recursos naturales fluyan a este país, a nuestras corporaciones y a nuestro gobierno…”. “Un respetado miembro de la comunidad financiera internacional que se dedica a operaciones económicas ilícitas en el Tercer Mundo para el gobierno de EEUU” (8).

¿QUÉ TIENE QUE VER ESTO CON LA AUTONOMÍA DE LOS FEMINISMOS?: TODO
Una de las aristas de la Autonomía de la que hemos hablado a menudo y que hemos discutido llegando a colocarnos en la mira de quienes nos consideran fundamentalistas y/o agresivas por ello, es la que tiene que ver con entregar nuestras elaboraciones, ideas, conocimientos a instituciones como el Banco Mundial.

Afirmamos que el Banco Mundial, NO PUEDE TENER “ENFOQUE DE GÉNERO”. Que si lo tiene es porque lo usa para hacernos creer que es una institución “humanizada”, para esconder tras ese lenguaje su verdadero ataque a las mujeres pobres. Y afirmamos también que si lo tiene es porque sus asesoras, feministas y no feministas se lo han permitido. Nosotras no vamos a callar esta realidad y hacernos cómplice de ella, por eso denunciamos en la calle, en cada una de nuestras acciones esta realidad. No aceptamos ser el maquillaje del Banco Mundial, que no es una instancia inocente, si no una institución cómplice de la explotación, la pobreza y hasta la muerte de mujeres, niñas, niños y hombres en todo el mundo. También desde instituciones como el Banco Mundial que maneja subterráneamente “sicarios económicos”, se manda a asesinar presidentes y a dar golpes de estado; se urden Programas de Desarrollo que lo único que desarrollan son las divisas de los ricos del mundo y el poder de la clase política. Aceptar y asumir sus programas es un problema ético y político de los feminismos.

Hay experiencias de personas, hombres y mujeres, que son necesarias de mirar para hablar de esto. (Sabemos que son muchas, las que tomamos acá, las elegimos para hilar lo que queremos decir, no porque pensemos que no hay otras)…

PROGRAMAS DE DESARROLLO: DEPENDENCIA PARA LA GENTE
En “Cuando las Transnacionales gobiernan el mundo”, David C. Korten plantea: “Frecuentemente, los individuos que llevan una vida común y corriente alejada de los ámbitos del poder son quienes perciben más claramente lo que en realidad ocurre. Sin embargo, son reacios a decir abiertamente la verdad, ya que… difiere dramáticamente de lo que dicen quienes tienen credenciales más importantes. Sus percepciones reprimidas pueden dejarlos aislados e indefensos”.

“Se preguntan (nos preguntamos):
• ¿Las cosas están realmente tan mal como a mí me parece?
• ¿Por qué los demás no ven lo mismo?
• ¿Seré estúpido? (¿Seré estúpida?)”

David C. Korten, tuvo mucho poder y lo rechazó:

• Master en administración de empresas
• Doctorado en teoría organizacional en Stanford Business School.
• Harvard University Graduate School of Business
• Consejero del Instituto Centroamericano de Administración (INCEA) con sede en Nicaragua (escuela de negocios de postgrado).
• Instituto de Desarrollo Internacional y Escuela de Salud Pública, ambos de Harvard.
• Fundación Ford
• 8 años en USAID (Agencia Federal de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional que planifica y administra la asistencia económica y humanitaria a todo el mundo), a la que renunció.
• De raíces conservadoras

Su primer despertar: Un extraño Curso sobre revoluciones modernas que, dice, tomó no sabe por qué. Segundo despertar: un verano en Indonesia: pobreza, dolor y lucha anticapitalista.

Relata: “Vimos en terreno las potentes energías que las personas y comunidades pueden movilizar en su propio beneficio cuando las iniciativas de desarrollo realmente están centradas en las personas. Y Vimos que los proyectos de desarrollo con financiamiento externo pueden aplastar tales iniciativas —incluso muchos proyectos que profesan precisamente lo contrario”.

Y sigue: “La mayoría de los programas de desarrollo transfieren el control de los recursos locales a instituciones centralizadas cada vez más grandes que no tienen que rendir cuentas ante la comunidad local y que son insensibles a sus necesidades”.

“Mientras mayor es la cantidad de dinero que fluye a través de estas instituciones centralizadas, más dependientes se hacen las personas, menos control tienen sobre su vida y recursos” (9).

OeNeGización: MÁS INDEFENSIÓN PARA LAS EMPOBRECIDAS
Pierre Galand, Ex secretario general del OXFAM-BELGICA y ex integrante del grupo de trabajo de las ONG del Banco Mundial, escribió “Renuncio, No quiero ser cómplice”, y explicó que antes de ello: “Esperaba que colaborando cercanamente con el grupo de Trabajo de las ONG del Banco Mundial, habríamos contribuido a desarrollar una co-responsabilidad por el destino de los pueblos menos favorecidos de la tierra. Pero no ha sido así. La pobreza aumenta, el hambre mata -seguramente más que las guerras - y crece, día a día, el número de aquellos que no cuentan con asistencia médica y el número de jóvenes analfabetos y sin familia. Además los remedios propuestos por el Banco Mundial para favorecer el desarrollo son medicinas envenenadas”.

“Siento, en mi alma y en mi conciencia, el deber de decir: ¡Basta! Ustedes se han adueñado de los discursos de las ONG sobre el desarrollo, sobre ecodesarrollo, sobre la pobreza y sobre la participación popular. Al mismo tiempo proponen una política de correcciones estructurales que agrava el dumping social en los países del sur, dejándolos completamente solos e indefensos en manos del dominio del mercado mundial” (10).

RENUNCIAR A LOS PRIVILEGIOS
David C. Korten y Pierre Galand, hombres blancos y con poder, necesitaron ver la opresión de los otros y las otras para compadecerse… es decir, para padecer con ellas y ellos y atreverse a renunciar a sus privilegios.

Las mujeres, la gran mayoría de nosotras, no necesitamos un curso para saber sobre la pobreza o el empobrecimiento, para vivenciar la falta de recursos, la negación de la plata, la dependencia económica. Y absolutamente todas, sabemos en el propio cuerpo de la explotación que vivimos por el sólo hecho de ser mujeres –explotación económica, doméstica, laboral, psicológica y emocional en la Familia y en el mundo público-.

Las feministas para llegar a serlo, hemos hecho autoconciencia de todo esto y mucho más, no hay excusa para optar por negarlo e invisibilizarlo haciéndose cómplice de instituciones patriarcales que por definición son opresoras.

Como feministas, creemos que se trata de la elección entre la amnesia corporal y el acceso a los privilegios reservados a los hombres, privilegios que necesariamente para existir deben despojar a otras y otros.

DESAFIAR AL OFICIALISMO TIENE SUS VENTAJAS

Alice Mary Naish Stewart, inglesa, doctorada en medicina en Cambridge, epidemióloga (1906- 2002), vivió 95 años y decía que “ser longeva, ayuda”…

Durante más de 40 años desafió las teorías oficiales sobre los riesgos de las radiaciones. Sufrió la falta de financiación para sus investigaciones y el aislamiento en la comunidad científica. Sin embargo, decía que la oscuridad “tiene sus ventajas”.

En 1986 recibió 1,4 millones de dólares para estudiar los efectos de las bajas dosis de radiación. La plata no vino de ninguna institución, sino del movimiento de activistas antinucleares que a su vez obtuvieron los fondos de una multa impuesta a una planta nuclear.

(CREEMOS QUE ES BUENA LA CLARIDAD A CERCA DE DÓNDE VIENEN LAS PLATAS)…

Las investigaciones de Alice Stewart, en 1956 y 1958 alertaron sobre la relación entre radiografías fetales y cáncer infantil, la comunidad médica la descalificó y la trató de desinformada. Dos décadas después estuvo claro que lo que ella dijo era cierto. En 1992 recibió el Premio Ramazzini de epidemiología. Probablemente para reciclarla, pero no pudieron. Cuando tenía 70 años, demostró que los trabajadores y trabajadoras de las plantas de fabricación de armas nucleares estaban sometidos a un riesgo sanitario mayor que el admitido por la legislación internacional sobre seguridad. Lo hizo junto al Dr. Thomas Mancuso, quien había trabajado en el Centro nuclear de Hanford (estado de Washington) complejo militar de produjo plutonio (En Hanford hay una gran Reserva Nuclear). El Departamento de Energía estadounidense destituyó a Mancuso e intentó incautar los datos. Pero ella se llevó su trabajo a Inglaterra. A los 80 años recibió el Right Livelihood Award, conocido como "Nobel alternativo" que se entrega en el Parlamento sueco. La Embajada Británica se negó a trasladarla “oficialmente” al aeropuerto y a celebrar este premio.

Ella hizo lo que quiso y fue apoyada por movimientistas que creían en lo mismo. No hizo plata, no obtuvo puestos ministeriales ni asesorías a corporaciones y transnacionales… hizo historia de independencia científica.

TODO TIENE COSTOS Y LAS ELECCIONES COHERENTES CONLLEVAN PLACER
No estamos proponiendo autoinmolarse ni planteando sacrificios cristianos. Insistimos en el placer.

Al ir procesando el feminismo en nuestros cuerpos y vidas, fuimos dándonos cuenta de que ser feministas tenía grandes costos. Que nuestras familias, muchas veces, nos cobraban una cuenta injusta por elegir ser feministas, también que en muchos lugares tradicionales nos sentíamos algo solas con nuestros discursos y comenzábamos a tener esa sensación de hablar en otro idioma entre gente de nuestra misma lengua. Muchas supimos de la pérdida de posibilidades de amores con hombres por el sólo hecho de ser feministas y ellos sentirse “sobrepasados” por nosotras. Otras descubrimos que ser lesbianas visibles es una opción que nos dejaba en la peor de las situaciones en instancias laborales, familiares y hasta con amores que temían que se las viera con nosotras y “ser confundidas” y discriminadas como lesbianas. A muchas no nos dan trabajo por haber planteado nuestras miradas políticas, también hemos perdido amigas y amigos por asumir nuestras opiniones públicamente.

Sin embargo, por otra parte, hemos descubierto lo placentero que es ser parte de una comunidad feminista –con todos sus bemoles- tener compañeras que nos contienen y comparten penas y alegrías, fiestas, baile, placer –no sólo reuniones y acciones-. También hemos visto lo bueno que es cuando nuestras hijas han actuado distinto al común de las chicas resistiéndose a los malos tratos machistas, la misoginia, rebelándose contra el patriarcado, defendiéndose del sometimiento, respetándonos por haberles enseñado otra mirada de la vida. También hemos desarrollado relaciones con hombres que no temen al feminismo, y hemos desarrollado amores con mujeres que no temen que se las vea con nosotras. Por sobre todo, hemos sentido la satisfacción de saber que cada día nos resistimos a estar escindidas entre discurso y sentir y lo saludable que es cuando logras vivir como te dice tu cuerpo -que también tiene conciencia política-.

Por lo demás, cuando nos fuimos haciendo feministas fue porque vivenciábamos no sólo la discriminación patriarcal, si no también porque sentíamos lo insalubre que era someterse a las reglas. El sometimiento tiene el peor de los costos, te enfermas, renuncias a lo que realmente te hace feliz y nunca accedes a ser libre.

Hacerse feminista para todas, ha sido un proceso de renunciar a las institucionalidades del Matrimonio como transacción comercial, de la Familia como cárcel femenina, de la Maternidad como imposición, de la Heterosexualidad como normalidad, de la Decencia femenina como autoflagelación, para entregarse a la autonomía del amor propio y del amar a otros y otras sin negarse a sí mismas, participando en una comunidad feminista por propia elección.

INSTITUCION VIENE DE INSTITUIR
Colocar un modelo determinado como ley o dogma social. Desde aspectos públicos hasta aspectos personales e íntimos. Una determinada sociedad INSTITUYE para su propio provecho -no para el bien común- ideas, prácticas, modelos:

• la institución de la Maternidad impuesta que mata mujeres, empobrece a mujeres, obliga a las mujeres, maltrata a hijos e hijas…

• la institución de la Familia que aisla a las mujeres, abusa de mujeres, niñas y niños, niega a las lesbianas, que nos extrae el trabajo doméstico y los esfuerzos emocionales como si fuese nuestra obligación…

• la institución de la Heteronormatividad que desgarra a las personas en sus enamorarse, que las obliga a mentir, a negarse, a esconderse y a sufrir…

• las instituciones militares, policiales y llamadas de inteligencia que persiguen, torturan, aterrorizan, encarcelan a todas y todos quienes salgan de las reglas dominantes, protesten, denuncien al sistema…

• las instituciones estatales que en vez de responder al poder delegado con modestia, lo hacen con soberbia y al servicio de los intereses de la clase política y de los que se enriquecen a costa del empobrecimiento de las mayorías…

• los partidos políticos de Izquierdas y Derecha, que imponen sus estructuras jerárquicas y sus visiones de vanguardias, aunque hablen de democracia o revolución…

• los partidos de la Izquierda que impusieron el sovietismo, que fueron cómplices de los crímenes estalinistas contra la humanidad, que imponen el marxismo como dogma, que siguen coqueteando con el poder, aunque éste los humilla cada vez…

• los partidos de Derecha en $hile, que nos impiden abortar, nos explotan, nos desprecian, nos regalan pelotas en las poblaciones, nos pagan las cuentas de la luz para la elecciones, nos atontan con la farándula y sus medios de comunicación que son como los 3 mosqueteros, uno para todos y todos para uno porque son uno sólo, el imperio de los Edwuars y los Piñera…

• las Iglesias que nos aterrorizan con el pecado, usan su poder jerárquico para decidir lo que es bueno y malo y se atribuyen la palabra de Dios, que se meten en nuestro cuerpo cada día…

• las ONG que popularizan un discurso social con una mano y hacen la vista gorda ante el poder y el dinero que les da cambio el Banco Mundial…

• las Empresas patronales, que nos matan lentamente explotando nuestra fuerza de trabajo, sobreexplotándonos a las mujeres, persiguiéndonos y despidiéndonos por tener hijos e hijas, por querer parir, por ser potenciales embarazadas, por pedir “permisos” para cuidar a nuestros niños y niñas cuando se enferman, por ser viejas, por ser muy jóvenes…

• la Universidad, la Academia, que no nos deja pensar, que nos impone títulos que no podemos pagar para trabajar y, entre otras muchas cosas, nos impone escuelas psicológicas dogmatizadas, simplificadas y nos hace mierda la psiquis y la vida (si la dejamos) con sus interpretaciones de nuestra conducta…

• la Escuela que mete horrores en la cabeza de nuestras hijas e hijos, que los segrega por clase social, por etnia, por edad, por sexo, que los trata como “alumnos” porque considera que son seres oscuros sin iluminación propia, ignorantes sin conocimientos propios…

• las Guerras y guerrillas que matan y violan mujeres en el fuego cruzado y las hacen servir a sus héroes de toda calaña …

Son tantas y tantas que cada una puede sumarle otras…


TAMBIÉN LAS CUMBRES SON INSTITUCIONES DE LAS INSTITUCIONES DOMINANTES
Han pasado cumbre tras cumbre, hay cientos de Organismos que investigan teóricamente y denuncian la violencia, la pobreza, el hambre…

En el 85 en la Conferencia de Nairobi, por ejemplo, surge la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación en contra de la Mujer.

Es cierto, parece, por la cantidad de investigaciones sobre género y pobreza, género y violencia, género y trabajo, género y desarrollo, género y política, género y… , que las decenas de Instituciones que trabajan temáticas sociales, las cientos de instituciones que trabajan sobre economía, los partidos políticos, los estados, las Cumbres, incluso las que no son “De la Mujer”, han cambiado el discurso del mundo desde los años 80 acá.

Las asistentes a las cumbres aseguran que “las mujeres nos apropiamos de las agendas”. Las que no hemos asistido a las Cumbres o las que hemos asistido a encuentros más radicales, sabemos que es cierto.

Las mujeres somos inteligentes y capaces, creamos pensamiento, teoría, ideas, sabemos de lo que hablamos y lo decimos bien. No hay duda. De hecho, este trabajo que presentamos, cuenta con cifras para apoyar algunas de sus ideas, gracias a esos cientos de investigaciones. No estamos contra las investigaciones ni las investigadoras. Pero sí discutimos en qué canasto se colocan los huevos ¿en de las autonomías para la libertad de las mujeres o en de las instituciones para defender los intereses patriarcales?

En Cumbres del Medio Ambiente, Pobreza, Hambre, Empleo, en Viena, Copenhague, El Cairo, Foro Mundial Social, el Género se comienza a aceptar como un relato más de la humanidad, los Derechos de la Mujer como Derechos Humanos. Muchas de las participantes de Beijing, dijeron en su momento que Beijing reforzó el relato de género como un problema de la humanidad y que “allá fuimos capaces de articularnos con el poder” (11)…

Pero surgen interrogantes: ¿Quiénes se articularon? Y ¿Con qué poder?
Igualmente, la más sentida de todas las interrogantes es otra:

¿Cómo han influido estas Cumbres de las instituciones y esta inclusión del Relato de Género en las mujeres?... Y ya que La Mujer no existe, si no que existen Las Mujeres, ¿cómo ha influido todo eso en:
• las mujeres pobres y empobrecidas? ¿han mejorado su situación?
• las niñas y mujeres violentadas, abusadas? ¿han sido desagraviadas, apoyadas, resarcidas?
• Las mujeres jóvenes, solteras, sin hijos pueden ahora denunciar y protegerse de sus parejas hombres, agresores?
• Las lesbianas pueden denunciar y protegerse de la agresión de parejas lésbicas?
• las mujeres y niñas explotadas sexualmente? ¿tienen nuevas opciones de vida digna -sin esclavitud ni abusos-?
• las empleadas de todo tipo? ¿tienen sueldos dignos, seguridad social, salas cunas, bonos “por género”, acaso?
• las trabajadoras de los servicios domésticos? ¿han comenzado a trabajar en condiciones justas, humanas y dignas?
• las trabajadoras de las maquilas? ¿son respetadas en sus derechos laborales?
• las trabajadoras flexibles? ¿tienen ahora seguridad social, salas cunas, bonos de horas extras, sueldo regular?
• las temporeras? ¿tienen sueldos que alcancen para la sobrevivencia, salas cunas para sus hijos e hijas, contratos indefinidos y otros beneficios?
• las mujeres cesantes? ¿tienen subsidios de seguridad social equivalentes a sueldos dignos?
• las mujeres que no trabajan fuera de la casa? ¿tienen opciones de salir de la casa y trabajar en trabajos estables y beneficiosos para ellas? ¿las que quisieran quedarse en la casa, tienen subsidios estatales por su aporte laboral en el hogar?
• Las mujeres viejas? ¿podrán ahora encontrar trabajos bienpagados que reconozcan sus experiencias vitales y laborales?
• las lesbianas? ¿pueden salir de closet y no perder sus trabajos?
• las mujeres indígenas? ¿han vuelto a tener control sobre la tierra y son reconocidas en sus territorios? ¿han dejado de ser perseguidas junto a sus comunidades por los estados racistas?
• las mujeres inmigrantes? ¿han podido salir de los peores trabajos para optar a trabajos que realmente las saquen de la miseria a ellas y a sus familias?
• las mujeres afrodescendientes? ¿han vuelto a ser respetadas por sus saberes? ¿han dejado de ser triplemente victimizadas y discriminadas por los estados racistas?
• las mujeres mestizas? ¿han accedido a los mismos beneficios que las mujeres blancas?
• las madres solas? ¿han recibido apoyos laborales, de vivienda, de salud “por género” ya que los poderes locales reciben platas a nombre de las mujeres?
• las madres adolescentes? ¿han recibido apoyos laborales, de vivienda, de salud “por género” ya que no las dejaron abortar ni les dieron las condiciones culturales y sociales para evitar embarazos no deseados?
• las embarazadas adolescentes? ¿ahora pueden abortar de manera segura, libre y gratuita?

¿Cómo ha influido el Relato de Género, incluido en las instituciones ahora, en el castigo a los femicidas y agresores de cualquier mujer, no necesariamente de su esposa, de la “madre de sus hijos” o de su conviviente? ¿Cuántas leyes hablan de Violencia contra las Mujeres, en vez de hablar de la llamada “Violencia Intrafamiliar” que invisibiliza las diferencias estructurales de poder al interior de La Familia? ¿Cuántos prostituyentes, cafiches de mujeres, abusadores de niñas, acosadores callejeros de mujeres, mafias criminales de mujeres han sido descubiertos y castigados?

¿Cómo ha influido el Relato de Género, incluido en las instituciones ahora, en la distribución del ingreso entre hombres y mujeres en el mundo? ¿En la distribución del ingreso entre mujeres pobres y hombres ricos en cualquier país del tercer mundo?

Afirmamos que el Relato de Género usado por las instituciones para mostrarse más humanas y modernas, no ha influido en la libertad de las mujeres, ni en el cambio de su calidad de vida o de la calidad de sus trabajos.

en $hile –por ejemplo- Una mujer asesinada por un femicida, no es una ciudadana asesinada, si no una esposa o conviviente asesinada. Un femicida no es un criminal, sino un parricida. Las mujeres en vez de haber ganado autonomía económica y laboral la han perdido porque han perdido sus trabajos y bajado sus ingresos a la vez que se ha alzado el costo de la vida.

LAS MUJERES NOS HEMOS EMPOBRECIDO MÁS Y SEGUIMOS DISCRIMINADAS EN DIVERSOS PLANOS
No preguntamos por el discurso, ni por el Enfoque de Género institucionalizado y que ya es parte de las buenas costumbres de cualquier ONG y/o institución gubernamental o económica que se precie...

En las empresas le están llamando “buenas prácticas laborales” a la par que en los grandes almacenes de $hile, pagan menores comisiones en los departamentos donde trabajan fundamentalmente mujeres, que en los departamentos donde atienden hombres; a la vez que en los supermercados, muchas veces, las cajeras tienen que usar pañales desechables porque no les permiten salir de su puesto para ir al baño; a la vez que en muchas empresas los guardias tienen chipe libre para toquetear y acosar a las trabajadoras, y éstas no lo denuncian por miedo a perder su trabajo…

Preguntamos por la vida de todos los días… Y nos damos cuenta que lo que ha pasado en realidad, con tanto Relato de Género, Enfoque de Género, Cuotas de Género, ha sido el fortalecimiento (y no la destrucción) del Patriarcado. Que en cada Ley que dice que “defiende a la Mujer” como la Ley VIF por ejemplo, se fortalecen la misoginia, el machismo y la clase política.

Es cierto, hoy mujeres son presidentas, ministras, hay Ministerios de la Mujer. El Género, ahora, en agencias de desarrollo es un problema técnico (no político) que se toma en cuenta…

¿Y eso para quién es bueno?

En realidad nos convierte en una vez más en un objeto, en este caso de estudio como decía Carla Lonzi, que en los años 70 advirtió: “El movimiento feminista está lleno de intrusos políticos y filantrópicos. Protejámonos, que los observadores masculinos no nos vayan a convertir en tema de estudio”. Y agregó: “Hemos comprendido que, en el plano de la gestión del poder, no concurren capacidades, sino una forma particular de alienación que es muy eficaz”.

Y es justo lo que pasó, el Banco Mundial, que ya supimos y cómo y para quién trabaja, entrega 900 millones para educación de mujeres e infantes, aunque no cambia la política de ajuste económico. Hay muchas más mujeres trabajando en el Banco Mundial, investigando para él. El Banco Mundial habla de Género ahora. Las grandes ONG comulgan y se confiesan con el Banco Mundial. Las empresas privadas hablan de paridad, los gobiernos de “Igualdad de Oportunidades”…

Cambiar todo para que nada cambie, parece la máxima. Hace más de 3 décadas Carla Lonzi, sabía bastante sobre lo que estamos hablando hoy las feministas autónomas. Decía: “quien obedece no merece ser reconocido, porque obediencia y autonomía son irreconciliables”, también: “Habiendo introducido en la especie vencida la necesidad de su aprobación, el varón ha convertido a la mujer en una sombra”… y: “En el patriarcado, la mujer puede llegar, como máximo, al grado de sujeto bajo vigilancia de la masculinidad”…

EL ENFOQUE DE GÉNERO DESPOLITIZADO, METIDO EN CUANTA INSTITUCIÓN HAY ES UNA ESPECIE DE OBEDIENCIA AL PATRIARCADO (DENTRO DE SUS LIMITES), UNA ESPECIE DE APROBACIÓN DEL PATRIARCADO Y UNA FORMA DE VIGILANCIA DEL PATRIARCADO.

“La diferencia de la mujer consiste en haber estado ausente de la historia durante miles de años. Aprovechémonos de esta diferencia: una vez lograda la inserción de la mujer, ¿quién puede decir cuántos milenios transcurrirán para sacudir el nuevo yugo?” (Carla Lonzi).

Hoy la mujer simbólica ya no está ausente como protagonista de esa historia a la que se refiere Lonzi: ha sido torturadora en Irak, cómplice de las policías secretas de las dictaduras (de la DINA-CNI en $hile), en la práctica, ha sido dictadora en Gran Bretaña, parte de la maquinaria de Bush en puestos poderosos, se enrola en los ejércitos, se siente orgullosa de ir a la guerra, participa de la creación de políticas económicas para la miseria… Es el nuevo yugo.

QUÉ PROPONIA CARLA LONZI?
• No absorbernos “…por una dialéctica prevista por la cultura patriarcal, que es la cultura de la toma del poder”…
• No intentar nunca más “unir” nuestra problemática a la del hombre en el plano político, porque obtenemos “tan solo el papel de agregado”
• No participar en el poder masculino, sino “cuestionar el concepto de poder”
• La “desculturación”, porque “Desmentir la cultura significa desmentir la valoración de los hechos que constituyen la base del poder”.
• Liberar “incluso al hijo, y el hijo es la humanidad”.
• Tomar conciencia e introducir en el mundo “el Sujeto imprevisto”.
• Oponer a las construcciones del hombre la “dimensión existencial”
• Que no “No existe la meta, existe el presente. Nosotras somos el pasado oscuro del mundo, nosotras realizamos el presente”.
• “ …revelar la humanidad presente, esto es a nosotras mismas”.

Igualmente esta no es nuestra biblia porque no tenemos Biblia, leemos a Carla Lonzi, a Flora Tristán, a Emma Goldmann y a muchas otras, las discutimos, les discutimos, las reflexionamos y vamos definiendo nuestro actuar en el contexto actual en que vivimos sin perder la memoria por eso. Nuestro actuar es un proceso, no un dogma.

MEMORIA FEMINISTA
Nosotras hemos planteado en nuestras coordinaciones varias veces ideas como no seguir caminos ya trazados porque no llevan a ninguna parte que nos interese, la historia ya lo ha demostrado.

Hemos visto cómo enfrentamos cada una, todas, y otras que conocemos, al capital desde el cotidiano, desde la vida real. No aspiramos a lugares de vanguardia, a roles leninistas, ni a pureza y descontaminación absoluta del sistema. Cada una coloca sus límites. Los de la coordinación son, por ahora, simples, y el resto de ellos se irán construyendo. Nos coordinamos y llevamos a cabo acciones. Nos coordinamos y pensamos y discutimos. Nos coordinamos y la pasamos bien juntas. Escribimos a título personal y no necesitamos coordinarnos para eso. Vivimos nuestras vidas como podemos y no necesitamos coordinarnos para eso o la aprobación de la otra.
Somos lesbianas, maracas, paganas, mapuche, mestizas, a veces, muchas veces, ajenas… Somos malas y otras veces buenas, aunque no tanto… No creemos en el día “D” (en la toma del palacio de invierno o de la bastilla). No creemos en la fragmentación de los conflictos de las mujeres. Rechazamos la Globalización de la Economía, no comulgamos con el gobierno de la Concertación,
nos autodefinimos autónomas de todas las instituciones.

Como trabajadoras buscamos actuar como feministas y no apatronadas. Como pobladoras buscamos actuar como feministas y no municipalizadas. Como amantes, parejas, hijas, madres, hermanas, vecinas, buscamos actuar como feministas. Mandamos a la cresta la Ley VIF, nos hemos rebelado contra la racionalidad de quienes nos exigen un programa político, objetivos precisos, “actuar políticamente”, “no pasarnos hablando de las mujeres muertas”…

Cuando hablamos de Femicidio, hablamos también de Violencia Contra las Mujeres. Cuando hablamos de Violencia contra las mujeres, hablamos de Violencia Estructural contra las mujeres. Hablamos de violencia política, económica, corporal, racista, social, misógina, de mujeres contra mujeres. Cuando hablamos de violencia, hablamos de la historia de la opresión de las mujeres. Cuando hablamos de la historia de la opresión de las mujeres, hablamos de la historia de las mujeres. Y si hablamos de la historia de las mujeres, hablamos de la historia de los movimientos de mujeres y de feminismos. Y cuando hablamos, lo hacemos desde los feminismos autónomos y desde cada una, con nombre y apellidos. Somos parte de la coordinación e individuas en una coordinación… No somos puras, no estamos afuera, porque somos parte de la Humanidad, responsables por la humanidad, pero no culpables de la humanidad. Creemos que la humanidad es su cuerpo, nuestros cuerpos, nuestro planeta, nuestra realidad social y económica, nuestras miserias, nuestras capacidades, y nuestras resistencias.

Porque resistir es lo que hacemos y denunciar es lo que hacemos y ser felices es lo que hacemos. Y opinamos de todo lo que queremos porque para eso tenemos cerebro y boca y cuerpo. No somos hedonistas egoístas, somos feministas. No somos sacrificadas, somos placenteras, vivimos hoy y tenemos memoria. No somos heroínas, no tenemos honor y no nos importa. Cada día resistimos relajadamente o enojadamente u odiosamente o resentidamente o evolucionariamente, el patriarcado en sus distintos flancos. La propuesta es que no hay propuesta, más que la que hemos planteado hoy acá. Es que, más que verdades, hay procesos haciéndose. Y los hacemos sobre todo en la calle y sin permiso, en la tertulia entre nosotras, en el compartir y el placer de estar juntas, en la conversación con las demás.

Victoria Aldunate Morales
Memoria Feminista, feministas autónomas
Febrero 2007


*Presentado en el VII ELFLAC, Encuentro Lésbico Feminista Latinoamericano y Caribeño, en Santiago, Chile

Referencias
1. DIARIO RENACER LA VOZ DE MALLECO. 13 DE MARZO DE 2005

2. Informe del especialista Robert Black, de la Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health de Baltimore, EEUU, junto a la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la revista científica The Lancet.

3. Informe “Oculto bajo la alfombra: Abusos contra trabajadoras domésticas en todo el mundo”, 93 páginas. ONG, Human Rights Watch transmitido por el Canal Solidario-OneWorld 2006. Ciudadanía sexual.org

4. ENCUESTA CASEN, Encuesta de Caracterización Socioeconómica, instrumento que utiliza el Ministerio de Planificación para medir y cuantificar la pobreza (Noviembre 2003), Mideplan y Elaboración propia a partir base de datos Casen 2003, base de datos encuesta Casen 2003 citado en Umbrales Sociales 2006
(FSP).

5. LA VIOLENCIA DE LA GLOBALIZACION. Vandana Shiva*. Directora de la Fundación de Investigación por la Ciencia, la Tecnología y la Ecología de Nueva Delhi – India.
Tomado del NOTIZIARIO DELLA RETE RADIE RESCH N° 54. ITALIA
Traducción: Piera Oria

6, 7 y 8. Confessions of an Economic Hitman (Confesiones de un sicario económico), San Francisco: Berrett-Koehler, 2004. Todavía no traducido al castellano, escrito por Michael Sondow, periodista y traductor, publicado en Brecha. Montevideo, el 5 de octubre de 2005.

9. David C. Korten. “Cuando las Transnacionales Gobiernan el Mundo. No todo lo que brilla es oro”. Ed. Cuatro Vientos.

10. Extraído del libro: “Un continente desaparecido”; Autor: Gianni Miná; Editorial Sperling y Kufer; 1996 -.

11. Nada de aborto en Beijïng, Puntada con hilo.

Otras fuentes
Carla Lonzi. “Sputiamo su hegel e altri scritti”. Rivolta Femminile. Milán 1972. “Escupamos sobre Hegel. La mujer clitórica y la mujer vaginal”. Editado por anagrama en 1981.
La Teoría de los Géneros. María Milagros Rivera Garretas.
La tragedia de la emancipación de la mujer. Emma Goldmann.
La Violencia de la Globalización. Vandana Shiva.
“Radiografía humana de la pobreza” 2004, Unidad de Desarrollos y Estudios del Hogar de Cristo, trabajo realizado con 1020 entrevistados beneficiarios de programas.

“Equidad Social en Chile: la tarea sigue pendiente”, economista y director del CENDA Jacobo Schatán, Programa Chile Sustentable.

“Para quién en Estados Unidos destruye Bush a Irak”. Diana B. Henríquez, basada en una investigación realizada junto a Richard A. Oppel Jr. y Elizabeth Becker: “¿Qué compañías reconstruirán a Irak?”. The New York Times, del 23 de marzo 2005.

Globalización America Latina, boletín Nº 26, abril 2004. Desarrollo, economía, ecología, equidad.

Artículo: ¿Son machistas las ONG...?, del 22 de febrero de 2005, en Mujeres Hoy, que cita a la vez como su fuente al canal solidario-oneworld.

Universidad Nacional del Nordeste. Comunicaciones científicas y tecnológicas 2000. Docencia y texto, otra cuestión. Ana María Donato, Susana Sager, Lucía Moré.

Entrevista a Catedrática de filosofía de Universidad de Valencia, España. “El desafío del siglo es que la ética llegue al poder”. Adela Cortina. La firme, 25/9/01, Nº 217.

Artículo “Los hombres comentan la feminización de los cargos públicos: Mujeres en el poder: ¿Y ellos qué opinan?”, La Nación, 7 de julio de 2006.
Carta de renuncia de Pierre Galand -ex secretario general del OXFAM-Bélgica del grupo de trabajo de los organismos no gubernamentales del Banco Mundial - extraído del libro: “Un continente desaparecido”; autor: gianni miná; editorial sperling y kufer; 1996 -.

"Mujer y pobrezas: Enfasis y aproximaciones desde la experiencia de ONG's". Documento de trabajo elaborado por: grupo de mujeres "Humanizando el Desarrollo". Autoras: Sandra González, Karin Molt, Margarita Lira, Juanita Alvarado. Agosto 1994.