martes, 4 de noviembre de 2008

SOMOS HIJAS DE LILITH: NOS REBELAMOS, RESISTIMOS, CONSTRUIMOS





















LA OBSESIÓN DE LILITH: NO MÁS VIOLENCIA
Aprendimos la Violencia contra la Mujeres textualmente


Marisol en su proceso terapéutico descubrió que “vivir violencia es vivir enjaulada”. Antes lo dijo Lagarde, antropóloga: “las mujeres estamos cautivas…”. Marisol, pobladora, nunca leyó a Lagarde, pero lo comprendió porque es su vivencia…
Este es un escrito recopilado gracias a mujeres consultantes en dos instancias de primera acogida a mujeres. Se inició en 2004…


La obsesión de Lilith, al parecer fue la dignidad, por ella perdió pan y pedazo y quedó aislada y descalificada en el imaginario patriarcal. Así le respondió el Cristianismo a ella y en ella, a todas las mujeres, dedicándose a enseñar en sus libros y sus hechos la Violencia Contra las Mujeres. La Iglesia Católica cometió en la Edad Media el mayor Holocausto contra las mujeres: torturó hasta la muerte y quemó en la Hoguera entre 40 mil y 70 mil mujeres sólo en Europa, acusándolas de brujas.

Leer más


Victoria Aldunate Morales
Memoria Feminista, feministas auónomas


Fuentes primarias para este escrito:
• Relatos de mujeres atendidas en talleres y conversaciones terapéuticas en Primera Acogida a Mujeres en la Oficina de la Mujer de Municipio de El Bosque (2004-2005)
• Relatos de mujeres atendidas en talleres y conversaciones terapéuticas en Primera Acogida a Mujeres Proyecto IELCH/PPM/ELCA (2005-2008).

Algunas fuentes secundarias consultadas:
• Informe “Oculto bajo la alfombra: Abusos contra trabajadoras domésticas en todo el mundo”, 93 páginas. ONG, Human Rights Watch transmitido por el Canal Solidario-OneWorld 2006. Ciudadanía sexual.org
• LA VIOLENCIA DE LA GLOBALIZACION. Vandana Shiva. Directora de la Fundación de Investigación por la Ciencia, la Tecnología y la Ecología de Nueva Delhi – India.
• AMNISTÍA INTERNACIONAL Informe de Amnistía Internacional. El estado de los derechos humanos en el mundo (2005).
• ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD, OMS, Informe Mundial sobre Violencia de Género y Salud de las Mujeres (2002).
• SERNAM, Detección y análisis de la prevalencia de la violencia intrafamiliar. Universidad de Chile. Centro de Análisis de Políticas Públicas. Santiago (agosto 2001)
• SOLEDAD ROJAS, CAMILA MATURANA Y GLORIA MAIRA “Femicidio en Chile”, publicado por las Naciones Unidas y realizado por investigadoras del Área de Ciudadanía y Derechos Humanos de la Corporación La Morada (2004)
• Cartilla UNICEF Responde al Maltrato Infantil en Chile (2005).
• SECRETARÍA GENERAL DE LA ORGANIZACIÓN DE LOS ESTADOS AMERICANOS, OEA, Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia Contra la Mujer, Convención de Belem do Pará (1994). Registrada y publicada en la Secretaría de las Naciones Unidas, ONU, de conformidad con el artículo 102 de la Carta de las Naciones Unidas.
• MARTA TORRES FALCÓN, “La Violencia en casa” (Editorial Paidos, 2006). Programa Interdisciplinario de Estudios de la Mujer de El Colegio de México
• ISIS INTERNACIONAL. Mujeres Hoy. Violencia Contra la Mujer (Santiago 2005).
• “NOMBRAR EL MUNDO EN FEMENINO / PENSAMIENTO DE LAS MUJERES Y TEORÍA FEMINISTAS”. María Milagros Rivera Garretas. Barcelona 1994. Icaria Editorial, S.A.
• MARCELA LAGARDE, "Los cautiverios de las mujeres: madresposas, monjas, putas, presas y locas" (Universidad Nacional Autónoma de México, México, 1990).

• GEORGES DUBY. "MUJERES DEL SIGLO XII". Ed. Andrés Bello. Chile 1995
• MARGARET WADE LABARGE. “La Mujer en la Edad Media”. 1989, editorial Nerea.
• “Historia de las mujeres en Occidente”, bajo la dirección de Georges Duby y Michelle Perrot. Editorial Taurus, grupo Santillana 1992.
• Las Hogueras de la Inquisición Víctor Montoya, Suecia, 2000.
• La Biblia, Antiguo y Nuevo Testamento.
• TZVETAN TODOROV, “La conquista de América, el problema del otro”. México, Siglo XXI editores (1989).

• MAIDA, MOLINA, BASUALTO Y OTRAS PROFESIONALES PERTENECIENTES AL DEPARTAMENTO DE PEDIATRÍA ORIENTE DE LA FACULTAD DE MEDICINA DE LA UNIVERSIDAD DE CHILE, LA FUNDACIÓN DE PREVENCIÓN DE VIOLENCIA INTRAFAMILIAR, EL HOSPITAL LUIS CALVO MACKENNA Y LA PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATÓLICA DE CHILE, “La experiencia de abuso en las madres: ¿Es un predictor de abuso sexual de sus hijos?” (2005).
• PÉREZ, J.A. UNIVERSIDAD DE VALENCIA, PÁEZ, D., UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO, NAVARRO-PERTUSA, E., UNIVERSIDAD DE ALICANTE, Y ARIAS, A., UNIVERSIDAD NACIONAL DE EDUCACIÓN A DISTANCIA, MADRID, Paper “Conflicto de mentalidades: cultura del honor frente a la liberación de la mujer” (Revista Española “Motivación y Emoción” Nº 3, 143-158, año 2002).
• SANTANA-TAVIRA, ROSALINDA, SANCHEZ-AHEDO, ROBERTO y HERRERA-BASTO, EMILIO. El maltrato infantil: un problema mundial. (México 2006).
• BERTHA LUCÍA CASTAÑO-HENAO. GRUPO DE PSIQUIATRÍA Y PSICOLOGÍA FORENSEINSTITUTO NACIONAL DE MEDICINA LEGAL Y CIENCIAS FORENSESREGIONAL BOGOTÁ. Trastorno mental y filicidio. El filicidio en Bogotá: 1998-2003. (Revista del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses. En prensa 2005. Revista Colombiana de Psiquiatría, Suplemento No. 1, Vol. XXXIV, 2005).
• NANCY CHODOROW. La Reproducción de la Maternidad. Prefacio de la segunda edición. (Psicoanálisis, estudios Feministas de Género. Psicomundo, la Red PSI en Internet 2006).
• Alonso-Fernández, F. "Raíces Psicológicas de la Violencia". Fundación Santa Maria. Madrid. 1984.

• FUNDAMENTOS DE LA GESTALT, Joel Latner, Prólogo de Francisco Huneeus. Editoria, Cuatro Vientos.
• PROCESO Y DIÁLOGO EN PSICOTERAPIA GESTÁLTICA
Gary M. Yontef. Prólogo de Rolando Pihan V. Editorial Cuatro Vientos.
• LENGUAJE, ENFERMEDAD Y PENSAMIENTO. Francisco Huneeus. Editorial Cuatro Vientos.

jueves, 9 de octubre de 2008

DESDE EL AFUERA POLÍTICO, SOBRE GABRIELA MISTRAL





















Algunas pistas para socializar a Gabriela Mistral desde un Afuera político[1]
X Andrea Franulic


He estado leyendo unos artículos de Gabriela Mistral del año 27 donde la poeta se refiere al feminismo[2]. Alejada yo de llevar a cabo un análisis literario de la obra de la autora, me ha interesado, no obstante, su mirada ideológica respecto de las mujeres. Y este interés, aún precario, surge a partir de la constatación de que al lesbianismo activista en este país se le ha dado por recuperar a “nuestro premio Nobel”, cuando los amores de Mistral con otras mujeres han abandonado el territorio de la sospecha para entrar campantes al de los hechos.

Sin duda alguna, la construcción de una historia propia es acción política necesaria, pero no puede ir sino acompañada de un concierto de preguntas: qué historia queremos construir, desde que visión ideológica lo haremos, a qué mujeres nos interesa recuperar, cómo las vamos a socializar, en qué espacios, con qué lenguaje, etc., etc. Sin desmerecer el entusiasmo de las compañeras que han querido arrebatarle al patriarcado la figura de Gabriela, sospecho que este gesto carece de profundidad política y la Mistral es otra vez un ícono -ahora lésbico ¿o gay?- al más duro estilo patriarcal. Sabemos, a estas alturas, que los íconos y los slogans ni siquiera rasguñan el sistema vigente y que nuestras políticas requieren urgentemente de profundidad, reflexión y consistencia.

En este contexto, quiero aportar algunas pistas –todavía mínimas- para socializar –desde el presente- a Gabriela Mistral. Con otras palabras, darle contenido ideológico a su lesbianismo, pues también sabemos, a estas alturas, que ser lesbiana no es un gesto subversivo en sí mismo o, al menos, no es suficiente. Ahora bien, si se piensa que la Mistral es recuperable por el solo hecho de ser lesbiana, me parece que estaríamos cayendo en un esencialismo peligroso.

De acuerdo a mi lectura e interpretación de estos textitos de la poeta, me atrevo a afirmar que Mistral es una lesbiana masculinista, incluso, misógina. Quién sabe esta figura sea completamente acorde a las actuales políticas gay-lésbicas de lo raro, lo queer: un cuerpo de mujer con mente de hombre… quién sabe. Para mí, desde el lugar ideológico donde me sitúo, lo importante es descubrir en las mujeres sus gestos y pensamientos insolentes. Me interesa sobre todo averiguar cómo piensan, cuáles son sus ideas y si estas nos entregan datos que nos sirvan de referente para una política subversivamente civilizatoria.

Mistral está alejada de aquello. No obstante, coincidimos –ella y yo- en que el feminismo de la igualdad no nos abre a las mujeres el camino de la libertad: “Yo no creo en el parlamento de las mujeres, porque tampoco creo en el de los hombres” (p.59), afirma acertadamente la poeta. Idea a la cual me adscribo y que hoy tiene la misma vigencia. La autora no cree en los cambios a partir de las leyes, sino a través de las costumbres. En este terreno, ella apuesta por una reorganización de la división del trabajo, tomando como punto de partida la diferencia entre los sexos. Y elabora una propuesta política concreta y contingente, porque en ese momento la discusión feminista versaba, entre otros aspectos, sobre los nuevos espacios laborales que las mujeres estaban conquistando.

Con las herramientas que hoy manejamos, aportadas por la segunda ola feminista en el mundo (occidental), me permito afirmar que la autora cuestiona críticamente el feminismo de la igualdad desde la diferencia sexual, categoría analítica, esta última, subversiva, dependiendo desde donde se la socialice. En el caso de la poeta, se trata de la más elemental y masculina de las reflexiones. Ella usa un concepto heterosexual de la diferencia y no una idea radical de la misma. Es decir, coincidimos, ella y yo, guardando las proporciones y las décadas que nos separan, en la crítica contra la igualdad desde la diferencia, pero hay una brecha inconmensurable: mi cuestionamiento surge a partir de lo que yo llamaría el feminismo radical de la diferencia, mientras el de ella se sostiene en la heterosexualidad más acérrima.

El concepto heterosexual de la diferencia se define de la siguiente manera: “Para algunas (y algunos) la diferencia significa subrayar que las mujeres son una cosa distinta de los hombres (más éticas, menos violentas, etc.), que se diferencian, pues, en contenidos de los hombres, los cuales quedan por necesidad como punto de referencia” (p.183)[3]. Para Mistral, sin duda alguna, los hombres son el punto de referencia y desde ahí despliega su “programa” que se sostiene en la indiferenciación sexo/género, es decir, no da el paso de ruptura entre la diferencia y la desigualdad, retorna (o nunca despega) al esencialismo/naturalización de los géneros. De esta manera, su propuesta de reorganización del trabajo no abandona ninguno de los pilares patriarcales que históricamente han sustentado la división sexual del mismo.

Moderada y conservadora, como un honorable varón, la poeta propone para las mujeres aquellos oficios ligados al cuidado de la infancia, porque allí radica el espacio natural de nuestro sexo. Dejémosla hablar a ella:

“La entrada de la mujer en el trabajo, este suceso contemporáneo tan grave, debió traer una nueva organización del trabajo en el mundo. Esto no ocurrió y se creó con ello un estado de verdadera barbarie sobre el que yo quiero decir algo. Con lo cual empezaré a entregar mi punto de vista sobre el feminismo, para aliviarme de un peso” (p.44).

“La brutalidad de la fábrica se ha abierto para la mujer; la fealdad de algunos oficios; sencillamente viles, ha incorporado a sus sindicatos a la mujer; profesiones sin entraña espiritual, de puro agio feo, han acogido en su viscosa tembladera a la mujer. Antes de celebrar la apertura de las puertas, era preciso examinar qué puertas se abrían y antes de poner el pie en el universo nuevo había que haber mirado hacia el que se abandonaba, para mesurar con ojo lento y claro” (p.44).

“Yo pondría como centro del programa este artículo: Pedimos una organización del trabajo humano que divida las faenas en tres grupos. Grupo A: Profesiones u oficios reservados absolutamente a los hombres por la mayor fuerza material que exigen o por la creación superior que piden y que la mujer no alcanza. Grupo B: Profesiones u oficios reservados enteramente a la mujer, por su facilidad física o por su relación directa con el niño. Grupo C: Profesiones u oficios que pueden ser servidos indiferentemente por hombres o mujeres” (p.46).

“Yo no deseo a la mujer como presidenta de Corte de Justicia, aunque me parece que está muy bien en un Tribunal de Niños. El problema de la justicia superior es el más completo de aquí abajo; pide una madurez absoluta de la conciencia, una visión panorámica de la pasión humana, que la mujer casi nunca tiene. (Yo diría que jamás tiene)” (p.46).

“A pesar de Juana de Arco, sí, a pesar: la pobrecita doncella de Francia, marca con su actuación una hora en que el hombre ha debido estar envilecido no sé hasta qué límite. La peor cosa que puede ocurrirle a una mujer en este mundo, es representar con su maravilla la corrupción del hombre, su guía natural, su natural defensor, su natural héroe” (p.46).

“La mujer no tiene colocación natural –y cuando digo natural, digo estética- sino cerca del niño o de la criatura sufriente, que también es infancia por desvalimiento. Sus profesiones naturales son las de maestra, médico o enfermera, directora de beneficencia, defensora de menores, creadora en la literatura de la fábula infantil, artesana de juguetes, etc.” (p.48).

“Y este regreso empieza a ser urgente” (p.51). (Solo en esta ocasión, las cursivas son mías).

Se me podrá alegar que Mistral habla en las primeras décadas del siglo XX, mientras mi análisis cuenta con herramientas teóricas brindadas por el feminismo de los setenta en adelante. Es cierto. Pero justamente de eso se trata. Una cosa es situar a la poeta en su contexto y otra, socializarla desde nuestro presente, interpretándola según nuestras necesidades políticas actuales. Y como dije al principio de este texto, mi crítica directa es hacia el actual lesbianismo activista que levanta íconos sin darles un contenido ideológico más acabado.

Ahora bien, si situamos a Mistral en su contexto, es decir, 1927, en Francia, porque allí escribe estos artículos, descubrimos que las ideas del feminismo, de ese feminismo sufragista, impregnan la discusión política de su tiempo. Justamente, lo que hace la autora es dialogar, responder a las acusaciones que se le han hecho sobre su antifeminismo. Es decir, sus ideas acerca del tema son totalmente contingentes. Pero la poeta no es cordial con sus contemporáneas rebeldes, quienes, a veces, según afirma, le dan “más piedad que irritación” u observa “mirando las luchas femeninas, que la mujer es el peor enemigo de la mujer” y “cuando la mayoría de nuestras feministas hable esta lengua de senado de mujeres, cargado de respeto, yo creeré en que son capaces de suceder al hombre en la política y estaré incondicionalmente con ellas” (p.53).

Efectivamente, cuando Mistral escribe estos textos, ya se había formado en 1913 el Centro Belén de Zárraga en cuyo ideario se cuestionaba insolentemente la institución del matrimonio y esto ocurría en Iquique, o en 1922, también en nuestro país, se había armado el Partido Cívico Femenino que apostaba por la autonomía política de las organizaciones de mujeres[4]. Es decir, comparto el cuestionamiento contra el proyecto de la igualdad, pero no desde la mirada misógina de Mistral, puesto que, más allá del fracaso de dicho proyecto, esas mujeres demostraron seriedad en sus luchas, fueron radicalmente igualitaristas y significó, para muchas, costos de silenciamientos y persecuciones[5], como las de la revolución francesa o el movimiento preciosista.

Aunque hayan pretendido, equivocadamente algunas, igualarse a los hombres y su sistema cultural, la radicalidad de la lucha de estas feministas de las primeras décadas del siglo XX y también de los siglos precedentes, se fundamentaba en una visionaria ruptura del género: salirse de las tareas tradicionalmente asignadas a la feminidad, por lo tanto, combatir la naturalización y el esencialismo de la desigualdad entre los sexos. Teóricamente, entonces, anteceden la segunda ola feminista que, en los setenta, usará dicha categoría de estudio para argumentar que la feminidad es una construcción sociocultural del patriarcado.

En definitiva, en su contexto y en el nuestro hoy, Mistral es, en cuanto a su posición respecto del feminismo, las mujeres y –por qué no- del lesbianismo, ideológicamente conservadora y heterosexual.



________________________________________
[1] El Movimiento Rebelde del Afuera es un grupo feminista, formado por la chilena radical Margarita Pisano y, en consecuencia, ideológicamente sustentado en su teoría y praxis políticas.
[2] Mistral, Gabriela, 1998: La tierra tiene la actitud de una mujer. Selección y prólogo de Pedro Pablo Zegers. Ril Editores, Chile.
[3] Rivera, María Milagros, 1994: Nombrar el mundo en femenino. Icaria, Barcelona.
[4] Kirkwood, Julieta, 1986: Ser política en Chile. FLACSO, Santiago.
[5] La misma Elena Caffarena, sufragista chilena, en una entrevista que le hace Diamela Eltit, relata cuántas puertas le cerraron por su lucha feminista. En Eltit, Diamela, 2000: Emergencias. Escritos sobre literatura, arte y política. Editorial Planeta, Chile.

SOBRE LA BANALIZACIÓN DEL FEMICIDIO Y OTRAS YERBAS...


El torso del sometimiento de las mujeres: creación de las Kllejeras (foto: Ximena Riffo)


Cambiar Todo Para que Nada Cambie…
A UN SIGLO DE CARMELA Y LAS DEMÁS…

X Victoria Aldunate Morales
"Y digamos también a tanto luchador del mejoramiento social e intelectual del pueblo que toda la libertad que anhelan será un fantasma mientras la mitad del género humano viva en humillante esclavitud”… (Carmela Jeria, obrera tipógrafa y feminista, 1907, La Alborada)

Bien me decía en los años 90 una mujer mapuche que trabajaba de empleada doméstica y nunca fue feminista declarada, que los hombres pobres cuando se ven en la posibilidad de abusar de las mujeres de su misma condición, se desclasan “porque las abandonan embarazadas, las niegan y las burlan”… Yo agrego: y muchas mujeres, de cualquier condición, hacen lo propio, se salen de su historia y su cuerpo, son arribistas-machistas, y prosiguen en aquella dolorosa tarea que les dio el maldito género: subyugar a la otra para competir y ganarle el gran botín: un macho o el falo del poder establecido –que, para el caso, son lo mismo-.

Arribismo y machismo de derechas e izquierdas unidas han vencido.
Nosotras somos las derrotadas.
Leer más

miércoles, 21 de mayo de 2008

SOBRE HISTORIA "PRESTADA" O CREADA Y RE CREADA, DESDE CONCEPCIÓN


Alejandra Aguilar en Funa a femicida Cabrera Opazo, el 13 de febrero de 2007, luego del ELFLAC (foto: Crhistian Demarco)


LETRERO PRESTADO O LETRERO CREADO
X Alejandra Aguilar*


Leí y leí cada una de los debates sobre marchar o no marchar con la bien llamada concertraicion. Varias cosas se me vinieron a la mente.

...letrero prestado o letrero creado, yo lo necesito para seguir luchando contra el patriarcado. Ahora, si los letreros, frases o consignas están bajo el “derecho de autor”, dudo de su origen feminista.

...¿Por qué siempre tendremos que marchar atrás?
...¿Por qué siempre habrá tan poca claridad entre feministas autónomas e institucionales?
...¿Por qué cuando se toca al partido, a dios, al marido se duda de la autonomía?


Leer más

* La autora es de la Colectiva Lésbica Feminista Mafalda

domingo, 18 de mayo de 2008

MAS FOTOS, ARTÍCULOS, OPINIONES...

OTROS ARTÍCULOS Y/O TESTIMONIOS PUBLICADOS A PROPÓSITO DE LA MARCHA MULTITUDINARIA EN SANTIAGO Y EN VARIAS CIUDADES MÁS DE CHILE: OTRAS MIRADAS

UNA
DOS
TRES
CUATRO
CINCO

EL PROCESO DE HACER FEMINISMO AUTÓNOMO EN LA CALLE Y SIN PERMISO...


Acción contra la Violencia Estructural hacia las Mujeres -como parte de ella contra la prohibición de la PAE-, 19 de abril de 2008 (Foto: Ximena Riffo)

LA DENUNCIA DE LA VIOLENCIA ESTRUCTURAL DE MEMORIA FEMINISTA Y KALLEJERAS, FEMINISTAS AUTÓNOMAS
Somos feministas autónomas y les invitamos a rechazar el Femicidio y la Violencia contra las Mujeres, aquí en la calle y sin permiso.
Somos feministas autónomas del gobierno, de todos los partidos políticos y de todas las instituciones: es decir: no tenemos nada que ver con el gobierno, ni con el SERNAM, ni con ningún partido político, tampoco con ninguna organización no gubernamental, de las llamadas ONG.

No colocamos cruces como los candidatos de derecha o de la Concertación, que quieren ganar votos usando el dolor de las mujeres.
Conmemoramos la vida de las mujeres porque resistimos la violencia día a día y sabemos que la violencia contra las mujeres es estructural y personal. O sea es una Violencia que va desde que las mujeres seamos las más pobres de los pobres, hasta el golpe y la humillación que los hombres creen que merecemos y que la sociedad considera “normal”.

LO PERSONAL ES POLÍTICO Y LO ESTRUCTURAL ES PERSONAL!
¡EL SILENCIO ES CÓMPLICE!


Leer más

COMENTARIOS (rescatados del otro blog donde estaban antes estos contenidos)
2 comentarios:

Las Choras del Puerto dijo...
Nuestra tarea implica un largo camino en cual nos toparemos con los cartuchones de siempre.
Lucharemos por crear cambios.
Nuestros Derechos no se Transan.
Dejando un saludo choro

12 de mayo de 2008 19:49
memoria feminista dijo...

Gracias compañeras, también nos topamos otros que no se muestran pero son cartuchones, concertas, ni chicha ni limoná, etc.
Nos estamos comunicando
Saludos autónomos y feministas
12 de mayo de 2008 19:52

EL PROCESO DE HACER FEMINISMO AUTÓNOMO...


Lienzo llevado a la manifestación contra la prohibición de la PAE (Foto: hommodolars)

VOLANTE Y DECLARACIÓN POR EL ABORTO LIBRE Y GRATUITO Y CONTRA PROHIBICIÓN DE LA PAE
El agresor es la Derecha, la Iglesia Católica chilena y su cómplice es el Estado y el gobierno de turno, que por más que ha publicitado supuestas políticas a favor de las mujeres, en realidad sólo se ha servido de ellas para ganar pantalla, publicidad y votos.

Si de verdad le interesan las mujeres a la Concertación: ¿Por qué no defendió la reposición del aborto terapéutico desde el año 90, en vez de borrarlo de las demandas de las mujeres a la democracia como lo hizo? Las políticas públicas de “Género” han sido un engaño. La Concertación negoció los derechos de las mujeres con la Derecha a cambio de sus negocios, sus platas, su poder...



Leer más

HACER POLÍTICA EN LA CALLE Y SIN PERMISO


El basurero neoliberal en la calle, al que tiramos vestidos de novia, tarjetas de crédito y más ... (foto: Nicolás Holloway)

SOY ACTIVISTA CALLEJERA
X Cecilia Morales*

Yo soy, y somos, activistas callejeras porque la calle es nuestro lugar para denunciar, para desobedecer al sistema que ha aislado a la mujer al mundo doméstico, y en la calle nos comunicamos con la gente, con quien quiera escucharnos y dialogar. Esta transformación del mundo no es, creo yo, solo leyendo y escribiendo desde un lugar protegido.


Leer más

* Integrante de Memoria Feminista

sábado, 17 de mayo de 2008

DESDE LA OTRA ESQUINA


Imagen sacada de www.mpisano.cl

En La Otra Esquina
Por Sandra Lidid

Por mi parte comparto plenamente la crítica política
que hace Andrea Franulic al grupo Memoria Feminista
por su participación en el acto de la Concertraición y
la píldora del día después. No tiene nada de autónomo
transitar desde “la otra esquina” a una marcha de la
Concertraición en el contexto eleccionario donde
Concertraición y derecha pinochetista se disputan el
control de las riquezas de Chile o lo que van dejando
de ellas.

Leer más

NOTAS INTERCAMBIADAS A PROPÓSITO DE LA DISCUSIÓN

DIVERSAS NOTAS FUERON INTERCAMBIADAS EN LOS DÍAS QUE SIGUIERON A LA MARCHA DEL 22 DE ABRIL CONTRA LA PROHIBICIÓN DE LA PAE, PÍLDORA DE ANTICONCEPCIÓN DE EMERGENCIA, POR EL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL DE $HILE, ENTRE FEMINISTAS AUTÓNOMAS E INTEGRANTES DEL MOVIMIENTO REBELDE DEL AFUERA (MRA)
Para leerlas, pinchar acá

EN LAS FAUCES DE LA HISTORIA MASCULINA


Imagen sacada de página mpisano.cl

*EN LAS FAUCES DE LA HISTORIA MASCULINA
Por Andrea Franulic


...el coro lo conforman las organizaciones de feministas autónomas que, aunque tengan una contrapropuesta, se hacen cómplices de esta historia de malas negociaciones y ventas que arrasó con lo transformador y pensante del feminismo.
Todo lo que sucedió en esa marcha grafica en qué están convertidos los movimientos sociales y la nula autonomía del feminismo...


Leer más

viernes, 16 de mayo de 2008

EL IMPOPULAR FAL(L)O", LA POPULAR PAE, EL IMPOPULAR ABORTO


29.04.08

El impopular FAL(L)O del día después y la popular PAE
x Victoria Aldunate Morales*

"¿Nosotras? seguiremos abortando clandestinas, muchas morirán, otras irán a la cárcel, unas y otras serán pobres… ¿Y la Concertación? seguirá sin ninguna intención de legalizar el derecho de las mujeres a abortar"

...No faltó el círculo de fuego del NO MAS, y a ese fuego se acercaron muchas estudiantes, hombres y mujeres, que dijeron que no querían seguir viendo el show de la Concertación, pero sí exigían PAE porque como gritaban en la marcha: “¡Nosotras parimos, nosotras decidimos!” y “¡Nosotros follamos, nosotros apoyamos!” … Fue lindo mientras duró… igualmente las lágrimas y las risas, cayeron sobre la leche derramada del falo del TC...

...¿Nosotras? seguiremos abortando clandestinas, muchas morirán, otras irán a la cárcel, unas y otras serán pobres… ¿Y la Concertación? si vuelve a salir gobernando seguirá sin ninguna intención de legalizar el derecho de las mujeres a abortar para no morir y vivir una vida buena.

Leer más

Nota de Memoria: Este artículo fue publicado el 29 de abril de 2008 en feministautonoma.blogspot.com el 29 de abril, al otro día de haber sido publicado en La Haine, Kaos en la Red y otros medios electrónicos alternativos



* La autora es integrante de Memoria Feminista, feministas autónomas


COMENTARIO (rescatado del otro blog)
Estuve leyendo tu blog y me resultó como una bocanada de aire fresco.
Genial la información y las fotos. Por suerte todavía quedan en pie las ganas de salir adelante.
Ahora me gustaría saber, ¿de dónde sos?. Te pregunto porque acá, en Mar del Plata, nos reunimos algunos fines de semana y salimos a pintar y pegar carteles. Quizá te interese participar.
Besos.
Paula
30 de abril de 2008 17:06

PENSANDO EL DÍA DESPUÉS


Pintura Alfinso Rivero

*Pensando el día después
Por Susana Opazo F.


Yo estupefacta buscaba feministas aquel día, quería mostrarles la consigna del Movimiento Rebelde del Afuera: “Feministas: ¿Hasta cuándo corren tras las zanahorias podridas del patriarcado?”, pero no encontré a ninguna, es que había tanta gente.

Leer más

Nota de Memoria: Este artículo fue publicado por nosotras el 29 de abril de 2008, al otro día de recibirlo.